¡Dios Mío, Porqué Nos Diste a Estos Políticos!

14 enero, 2010

Cuando no es chana es juana, pero este país parece una jaula de locos. Primer acto, se legalizan las bodas y las adopciones gay. Segundo acto, el jefe de la Iglesia Católica en México, Norberto Rivera, llama “inmorales y aberrantes” a los que aprobaron esta ley, y de paso, manda al psiquiatra a todos los del PRD (bueno, en ese caso no está muy equivocado). Tercer acto, el Gobernador de Jalisco, Emilio González, dice que el DF puso en marcha los matrimonios gay para poder ocultar los miles de desempleos que ha dejado la política económica de Marcelo Ebrard; tal vez al gobernador de Jalisco ya se le olvidó que sacó millones de pesos del erario público para financiar fiestas de la Iglesia Católica. Como se verá, así está el debate en el país. Con esta bola de estupideces nos siguen distrayendo los políticos de quinta que tenemos los mexicanos. Pero eso sí, no les toquen un peso de su cochino sueldo, porque entonces sí saltan los cínicos. La bancada del PRI, en la Cámara de Diputados, exhortó a los legisladores a que donaran un día de su sueldo para apoyar a los habitantes de Haití ante tremenda desgracia. ¿Pues qué creen que pasó? Los del Partido Verde dijeron que se debería de estudiar más a fondo la propuesta. ¡Quieren que haya un terremoto más grande para ver si apoyan! ¡Dios mío, porqué nos diste a estos políticos! ¡Qué te hicimos!




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.