¿Indulto a David Castañeda Delgado?

28 enero 2013

¿En qué punto se encuentra la situación en contra de David Castañeda Delgado? Esta pregunta, que se repite hasta el cansancio por vecinos, ex empleados municipales y militantes priistas de Atizapán de Zaragoza, puede que tenga una respuesta muy desalentadora, ya que al parecer, al ex alcalde, le hacen los mandados las críticas y comentarios adversos, por su mala gestión.

La historia política, ha mostrado cientos de casos, donde presidentes municipales nefastos – que han quebrantado las finanzas municipales y que han vulnerado la tranquilidad de cientos de familias– se estén escondiendo o no quieran aparecer en público, para no hacer del cinismo su bandera personal.

Pero David Castañeda Delgado –al dejarse fotografiar como toda una personalidad importante en los tendidos más caros de la Plaza México– refleja una seguridad solapante que preocupa en demasía. Si mayor recato o pudor, el ex alcalde atizapense, da una muestra de cómo está protegido o resguardado por las autoridades estatales y municipales.

¿No hay nada que investigarle a Castañeda Delgado? Es la pregunta que se le formula Al gobernador Eruviel Ávila Villegas, y al actual alcalde panista, Pedro Rodríguez Villegas, porque será el sereno, pero a partir de que dejó la administración municipal, David Castañeda no enfrenta ni un solo cargo, lo cual, enrarece mucho el ambiente.

En su campaña política, Rodríguez Villegas, prometió hacer valer la ley, proteger a la ciudadanía, velar por los intereses de los vecinos, promover la justicia, y hacer valer su papel de político eficiente. Tal vez haya que dejarle el beneficio de la duda. Pero lo único cierto, es que hasta el momento, parece mandar la señal de que al anterior alcalde no le hará absolutamente nada.

¿Para eso quería el político panista ganar la alcaldía? Ahora, es necesario que informe detalladamente las fallas, los faltantes, el quebranto, las anomalías y todas las cosas malas que ha encontrado al iniciar su periodo municipal, porque de otro modo, estará incurriendo en una complicidad política y moral deleznable.

Mientras tanto, David Castañeda Delgado, seguirá asistiendo a la magna temporada de la fiesta grande en la Plaza México. En tonos taurinos ¿qué le depara al ex munícipe: el indulto, le cortarán las orejas y el rabo, le harán arrastre lento o con la espada clavada se amorcillará? Estaremos al tanto.

(EDITORIAL)

 




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.