¿Por qué no Twitteas, Felipe Calderón? / Por Luis Enrique Rocha Garnica.

22 febrero 2010

Los medios de comunicación, siempre han sido factor determinante en el rumbo del país; desde su portada, pasando por la nota, hasta sus editoriales, muestran el lado más positivo de lo que puede lograr una sociedad organizada (baste recordar el sismo de 1985, cuando el gobierno de Miguel de la Madrid, se vio excluido en el rescate de las víctimas). Así también, sus puntos de vista registran parte de la oscuridad que hay en la política (hagamos memoria de cuando “Reforma” publicó la conversación telefónica de Ernesto Zedillo con Luis Donaldo Colosio, convenciéndolo de hacerle caso a Salinas).

Así, la prensa escrita, ha trascendido en demasía, puntos culminantes se quedan para la eternidad: el golpe publicitario gubernamental al “Excélsior” de Julio Scherer García, el nacimiento de la revista “Proceso”, la desaparición del periódico oficial  “El Nacional”, el derrumbe editorial de “Uno más Uno” y la primera gran derrota de Televisa en el mundo impreso al comprar los derechos del diario estadounidense “The National” y no vender absolutamente nada.

El lado amable, lo encontramos en el surgimiento de diarios que han marcado época en su corta vida: “Reforma”, “Milenio Diario” y “Récord”, por citar a los más relevantes y actuales líderes en su género. Pero ¿su éxito se basa en los ejemplares que venden a diario? No. Su real logro se encuentra en que ahora no sólo dependen del lector que va y compra el periódico en el puesto de la esquina, sino que ya abarcan a todos los sectores, poniendo mayor énfasis al público cibernético, el que será líder en un tiempo corto.

La mayoría de las oficinas de prensa, relaciones públicas y mercadotecnia, cuentan con una síntesis informativa de los medios impresos; pero a la vez, ya cuentan con la versión de los portales de noticias por internet. Incluso, en algunos casos, sólo toman como referencia lo que pasa en la red de internet, que lo descrito en el medio impreso.

En estos momentos, los mundos político, empresarial, gerencial, académico, mercadológico, cultural, social y deportivo, se centran en tener tres vías básicas de comunicación: Messenger, Twitter y Facebook, que pasaron de ser simples ventanas para charlar entre amigos,  convirtiéndose en verdaderos centros de noticias, debates e ideas.

Todo esto nos dirige a dos puntos: primero, la casi extinción de los medios impresos; y segundo, la entrada a la verdadera forma de comunicación…la que no tiene límites. No es por criticar a los que no están inscritos en estas tecnologías, pero ¿qué harán cuándo la única forma de comunicarse, sea algunas de esas opciones?

El futuro de los medios está inmerso en la tecnología. ¿Encontrar algún “pero” a algo que nos facilita la vida y que extiende un universo lleno de ventajas? Imposible. Sin embargo, si nosotros como medios estamos emocionados ante tal avance, entonces por lo visto el crimen organizado ya se está frotando las manos. ¿Tenemos en realidad un gobierno como para que ya esté planeando de qué forma revertir las consecuencias negativas ante este espectro? ¿Secuestros, extorsiones, en un mensaje de 140 caracteres como lo marca la regla de Twitter? ¡Por favor, queremos policías cibernéticos! ¿Por qué no twitteas, Felipe Calderón?




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.