Ángel Almícar Colón, en el infierno mexicano

23 julio 2014

*El centroamericano, lleva cinco años preso, sin ninguna prueba que lo culpe.

La oficina de Amnistía Internacional en México, declaró como preso de conciencia al hondureño Ángel Almícar Colón Quevedo, quien se encuentra recluido en una prisión federal, acusado de delincuencia organizada.

El delito del centroamericano, fue querer llegar a Houston como indocumentado.

En declaraciones al periódico español El País, el director de la ONG “Centro Prodh”, Mario Patrón, señala que este caso “condensa los distintos niveles de indefensión de los migrantes en México”.

Ángel_Almícar_ColónAlmícar Colón, es un caso muy especial, pues aparte de que no es un delincuente, en Honduras trabajó para reducir el contagio de VIH en su comunidad, y estuvo al frente de la Organización Fraternal Negra Hondureña.

El hijo de Ángel estaba enfermo, por lo que tuvo que trabajar de todo, pero el dinero no le alcanzó para pagar las medicinas del pequeño. La desgracia total llegó cuando en enero de 2009, un “coyote” le pidió cinco mil dólares para cruzarlo a Estados Unidos.

La historia es parecida a la de miles de personas que sufren este infierno: el “coyote” lo abandonó entrando a México; Colón Quevedo, tardó dos meses en llegar a Tijuana. En la ciudad fronteriza lo secuestraron. Días después, un operativo federal, llegó a la casa donde estaba Ángel, se escucharon balazos y el hondureño corrió despavorido.

Eso fue suficiente para que la policía lo detuviera y lo acusara de delincuencia organizada, negándole el derecho consular. Las torturas y amenazas, han sido parte de la experiencia que ha vivido Ángel Almícar en nuestro país.

La defensora Denise González, declara al diario español, que hasta el momento, no existen pruebas que vinculen a Ángel con armas, drogas o que demuestren que cometió un delito. El hondureño, llegó a la cárcel en mayo de 2009 después de haber sido arraigado por 77 días, y fue enviado a una prisión de mediana seguridad en Nayarit.

Su hijo murió, mientras tanto, él enfrenta la justicia mexicana.

Amnistía Internacional, ya ha pedido al procurador Jesús Murillo Karam, su intervención para revisar el caso y pedir que se retiren los cargos en su contra, demandando la libertad inmediata e incondicional del hondureño.

Es así, como se da a conocer un caso más del abuso y la atrocidad que comete la policía mexicana en contra de las personas centroamericanas que abandonan su país por la pobreza extrema, sin saber que en México encontrarán un infierno mayor al que estaban acostumbrados.




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.