Adán Barrón Elizalde debe renunciar como alcalde de Tultitlán

28 julio 2017

El caos político, social y económico que existe en uno de los municipios más importantes del Valle de México, ha propiciado que la corrupción gubernamental, la negligencia administrativa y el saqueo (por no decir robo), estén a la orden del día.

El asesinato de un estudiante de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Iztacala, ha provocado la indignación total en la comunidad, y ahora todos los sectores demandan al Congreso del Estado de México, que analice profundamente la continuidad de Adán Barrón Elizalde como presidente municipal, ya que el cargo le ha quedado demasiado grande.

Para los vecinos de Tultilán, no hay un solo momento de paz y tranquilidad; asesinatos, asaltos al transporte público con lujo de violencia, violaciones a mujeres (sobre todo a jóvenes y niñas), secuestros, desapariciones, feminicidios, incremento del narcotráfico, cobro de piso a empresarios y comerciantes

Todo lo salvaje y criminal, pasa en Tultitlán.

Pero lo malo no es todo lo que se ha mencionado; lo verdaderamente terrorífico, es observar la poca inteligencia, capacidad y visión del priista Adán Barrón Elizalde, el cual presume a propios y extraños que nadie le hará nada, gracias a la protección y el amparo del gobernador Eruviel Ávila Villegas, y del secretario general de gobierno, José Manzur Quiroga.

Habría que recordar las promesas que hizo Barrón Elizalde en su campaña política: disminuir el índice delictivo, acabar con la prepotencia y abuso de la policía municipal, mejorar las calles y avenidas, reestructurar las escuelas públicas, erradicar las inundaciones.

Nada de esto ha cumplido, y en lo concerniente a la corrupción policiaca, esta se ha multiplicado mil veces. Tultitlán es hoy día un municipio inseguro, violento, con un alto grado de criminalidad, y con un gobierno deshonesto.

Pedirle a Eruviel que intervenga, y que ponga en su lugar a Adán Barrón Elizalde, es como solicitarle a un muerto que resucite por arte de magia. Todos los mexiquenses saben que el gobernador es cómplice de los alcaldes corruptos, y para muestra están los casos de Naucalpan, Toluca y Metepec.

A pesar de su patética función, Adán Barrón se quiere reelegir.

¿Alguien votaría de nuevo por el PRI en Tultitlán?

¡Nosotros tampoco!

(Editorial)




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.