Adiós a la Violencia Contra la Mujer / Por Magdalena Sánchez Millán

27 noviembre, 2012

Al conmemorar el pasado domingo 25 de noviembre, el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer, el sector femenino de diversas partes del mundo, sigue reclamando con justa razón, una total revolución de ideas y conceptos, pues en la antesala de la modernidad política y del auge tecnológico en los medios de comunicación, aún en la actualidad, hay mujeres que son intercambiadas o vendidas por dinero, terrenos, maquinaria, incluso por animales.

A pesar de que la ONU y las asociaciones vinculadas con la defensa de los Derechos Humanos y de Equidad de Género, han planteado y urgido a los gobiernos –principalmente a los de Medio Oriente– que acaben de una vez por todas con esas prácticas que denigran al ser humano y que provocan un desajuste total en la sociedad, estos a la vez, no inculcan a su población a tener una cultura de amor y respeto hacia la mujer.

Es incomprensible que en esas regiones, los latigazos, los golpes, la burla, la humillación, la cárcel y la muerte, sean el destino final de aquellas mujeres que no obedecen a su marido. Este método de subordinación moral, no sólo atenta contra ellas, sino contra quienes deseamos la superación personal, el éxito profesional, el auge en cualquier ámbito. La palabra ‘libertad’ se diseñó para enriquecer la conciencia y fortalecer el espíritu.

Por desgracia, México no es la excepción, y tal vez sea peor el caso, al saber que vivimos en un país justo y democrático que ve hacia adelante, pero esa esencia se ha quedado sólo en los registros. No hay región nacional, donde no haya habido una barbarie contra una mujer. Ciudad Juárez, es la antesala del infierno para quienes amamos la vida. Chiapas, es una comercializadora de mujeres. Oaxaca, diseña sus Usos y Costumbres para hacer de la mujer una mercancía.

Sin embargo, ante tanta oscuridad, siempre hay una luz al final del camino. Estoy consciente, de que la esperanza aún puede brillar en nuestros ojos. El rostro aún puede dibujar una sonrisa. Las mujeres de México, podemos creer en el próximo gobierno federal. En una palabra, nuestro sentimiento puede ser alentador porque confiamos en la palabra de Enrique Peña Nieto.

Y como las buenas noticias nunca llegan solas, las mujeres mexiquenses, contamos con un aliado; nosotras, podemos presumir que en Eruviel Ávila Villegas, tenemos a un hombre de bien, una persona que realmente valora y aprecia nuestro trabajo. En el gobernador del Estado de México, el sector femenino avanza en gran manera, pero sobre todo, piensa en grande.

La vida está llena de oportunidades, hoy día, tenemos la inmensa dicha de poder apoyar, respaldar, orientar, guiar y aconsejar a aquellas personas que sufren cualquier tipo de maltrato moral o físico. Dejemos los discursos a un lado, y ejerzamos la acción. Dice una filosofía que la primera obligación del ser humano, es ser feliz; su segunda obligación, es hacer felices a los demás.

Deseo que esta conmemoración del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer, quede en el olvido, y demos paso al Día en que el Mundo Decidió ser Feliz.

@Magdasanmillan

*La Articulista, es Presidenta del Organismo Nacional de Mujeres Priistas (ONMPRI) en el Estado de México




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.

Ma del Pilar Huerta Hernández

Muy acertado su artículo Lic. Magda, hacemos votos porque llegue pronto “El día en que el mundo decida ser feliz”.