Ana Gabriela Guevara: ángel y demonio

14 Diciembre 2016

ana_gabriela_guevara

La cobarde agresión que sufrió la senadora y ex medallista olímpica, nos dolió a todos; no hubo una sola mexicana o mexicano, que sintiera coraje y rabia al ver el rostro maltratado de una mujer que se ha esforzado toda su vida, y que sin duda, representa uno de nuestros máximos orgullos.

Afortunadamente Ana Gabriela Guevara está viva.

Sin embargo, lo que fue un hecho doloroso y reprobable, ahora se ha convertido en un reclamo social, y en un enfrentamiento total hacia la clase política del país.

En estos momentos, no hay una sola mujer, que no sienta frustración y enojo al mirar cómo todos los políticos del país cobijan, protegen y respaldan a la ex corredora olímpica, lo cual no sucede con el 90 por ciento de quienes han sido agredidas, abusadas y violadas sexualmente, a cualquier hora y en cualquier lugar.

Estas circunstancias pasan a cada minuto en el Edomex y ni quién se entere.

Es por eso que lo sucedido a Ana Gabriela Guevara, ahora toma otra dimensión.

Bastó que la gran deportista saliera a dar la cara a los medios de comunicación, y señalara que ha recibido todo el respaldo de las autoridades, para que se desatara todo un tsunami de reclamos en las redes sociales.

La mayoría de los comentarios, coinciden en preguntar por qué no se atiende de manera inmediata a las mujeres que sufren el salvajismo del ser humano. Hay casos en que las víctimas llegan al ministerio público todas golpeadas y violadas, y solo provocan la burla y el sarcasmo de quienes se dicen “autoridades”.

Es ahí donde no cuadra la cosa.

En México siempre ha pasado lo mismo: necesitamos ser hermanos, hijos, parientes o amigos de algún político influyente, para que cualquier emergencia sea atendida con prontitud y sea resuelta a la brevedad.

Hay que decirlo: Ana Gabriela Guevara tuvo que ser senadora de la República para que su caso fuera replicado por todos los medios de comunicación, y por todas las redes sociales, porque de lo contrario, nadie se hubiera enterado de cómo fue atacada la medallista olímpica.

El reclamo no es hacia Ana Gabriela Guevara, sino al sistema político del país.

Muchos “políticos” aprovecharon este doloroso momento para hacerse publicidad, como fue el caso del diputado federal panista Ulises Ramírez Núñez, quien ofreció donar su salario a quien proporcionara información sobre los agresores de la atleta…como si Ana Gabriela no contara con los apoyos suficientes.

Ramírez Núñez quiere ser candidato del PAN a la gubernatura del Estado de México.

Esto es lo que realmente enoja, encabrona, enciende la ira de la comunidad.

¿Sabrá Ulises Ramírez cuántas mujeres llegan igual o peor que Ana Guevara a los centros de justicia del Edomex? ¿Qué proyectos o esquemas de trabajo lleva a cabo ese diputado para proteger y cuidar al sector femenino de la entidad?

Así son algunos políticos…por eso la gente les grita “nefastos y corruptos”.

Esperamos que nuestra gran atleta mexicana se recupere al máximo. Ella es una triunfadora y sabemos que jamás se sentirá derrotada. Pero al mismo tiempo, queremos que esta dolorosa circunstancia sirva de escarmiento a un sistema político cómplice y deshonesto.

Miles de mujeres ultrajadas en el Edomex piden ayuda, auxilio.

¿Dónde encontramos a Eruviel Ávila Villegas en esos casos?

Ni modo, no todos tenemos la difusión de los XV años de Rubí ni de Ana Guevara.

…y todavía nos piden que salgamos a votar.

(Editorial)




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.