Ante el rumor de atentado, ¿era necesario llevar a Enrique Peña Nieto a la Torre de PEMEX?

1 febrero, 2013

La tarde de ayer, los mexicanos fuimos testigos de un momento de terror inusual e impactante: una explosión en la Torre Mayor de PEMEX, ha dejado hasta el momento más de 30 muertos y un centenar de heridos. Este hecho no es menor bajo ninguna circunstancia, ya que se trata de las oficinas centrales de la paraestatal más importante, por lo que las dudas e interrogantes, son mayores a las explicaciones que hasta el día de ayer ofreció el gobierno federal.

¿Un atentado? Fue la pregunta expresa que se le hizo al Secretario de Gobernación la noche de ayer, en conferencia de prensa. El responsable del gabinete de seguridad, respondió que no se deben de crear expectativas, y que se convocará a expertos nacionales y extranjeros para poder ofrecer mayor información sobre este lamentable episodio.

Un dato más revelador de la magnitud por la que está pasando la actual administración: Miguel Ángel Osorio Chong, estuvo flanqueado por los titulares de la Secretaría de la Defensa Nacional, Secretaría de Marina, Procuraduría General de la República, y por el Comisionado Nacional de Seguridad. Si esto no es un panorama de crisis, ¿entonces por qué no decir que se trato de un accidente desafortunado?

¿Era necesario llevar a Enrique Peña Nieto al lugar del siniestro sin contar con un antecedente preciso de por qué había pasado la explosión? ¿Los asesores de seguridad no calcularon la gravedad del asunto? ¿No pensaron que habiendo sido dañado el sótano de la Torre de PEMEX, podía colapsarse el edificio como se pudo constatar horas después?

Esta es la primera tragedia a la que se enfrenta el gobierno federal, y el reto es mayor.

(EDITORIAL)




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.