Aplasta la CNDH a Eruviel Ávila

19 abril 2016

Eruviel_Ávila_Villegas

El gobernador del Estado de México, volvió a tropezar políticamente, y en esta ocasión no fue un opositor el que lo avergonzó de manera grotesca, sino su propio equipo de asesores, quienes planearon un esquema totalmente inútil y falto de inteligencia.

La fallida Ley que Regula el Uso de la Fuerza Pública en el Estado de México (Ley Atenco), ha sido evidenciada por la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), como una forma primitiva de querer reprimir las protestas y las voces de aquellos que no están de acuerdo con el actuar de sus gobernantes, principalmente de quien encabeza a la entidad mexiquense.

A través de un boletín informativo la CNDH indicó que escuchó con atención los argumentos de organismos políticos y asociaciones no gubernamentales, quienes expresaron su preocupación por la llamada Ley Atenco, ya que dicha iniciativa, restringe los derechos de reunión, asociación y libertad de expresión.

En resumen: para la CNDH, Eruviel Ávila Villegas es un represor de primer nivel.

Con tantos antecedentes negativos, al gobernador solo falta que lo orine un perro.

Todo le sale mal al gobernador del Estado de México, hasta sus borracheras como puntualmente lo escribió en su columna el prestigiado periodista de El Universal, Salvador García Soto, quien detalló los desmanes políticos que hubo en la Casa de Gobierno de la ciudad de Toluca, donde algunos mandatarios estatales y funcionarios federales, al calor de los tragos de tequila, empezaron a hacer más que desfiguros.

El mismo García Soto, resaltó en otra de sus muy leídas columnas, que Eruviel se había entrevistado en Los Pinos con Erwin Lino Zárate , secretario particular de Enrique Peña Nieto, para hablar sobre la represiva Ley Atenco.

El resultado de ese encuentro fue fatal para Ávila Villegas, quien salió de Los Pinos regañado, amonestado y gritoneado, ya que su “ideota” de querer impulsar la Ley Atenco, le pegó al presidente como patada de mula, por lo que el gobernador, tuvo que pedir perdón y arrepentirse.

Observando este escenario, Eruviel si debió haber renunciado hace dos años.

El Estado de México le ha quedado tan grande al mandatario estatal, que si hoy fueran las elecciones para gobernador, la oposición lograría el triunfo de manera contundente, debido a la nula inteligencia y visión de quien se autodenomina como un “presidenciable” fuerte.

Así las cosas en la tierra del esposo de la Gaviota.

Muy bien por la CNDH, que tiró a la basura la Ley Atenco.

Dicen que un trago de tequila no compone las cosas, pero sí hace olvidar los malos momentos…y eso, bien lo sabe Eruviel Ávila Villegas.

(Editorial)




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.