Ataque contra Paco Rojas, pone a Cuautitlán Izcalli en estado de alerta

4 febrero, 2018

 

La noche del sábado 3 de febrero, balacearon a Francisco Rojas San Román, candidato del Partido Revolucionario Institucional, a la alcaldía del municipio 121; en el ataque también resultó lesionada su cuñada, los hechos ocurrieron en el pueblo de San Lorenzo Río Tenco.

La violencia política es totalmente deplorable, considerando que no solo se atenta contra los políticos y sus familias, sino contra toda la comunidad. Es importante considerar que los ataques contra la integridad de quienes aspiran a un puesto de elección popular, transgreden directamente a quienes buscamos elecciones limpias, transparentes y democráticas.

Sin embargo, el ataque directo hacia Paco Rojas, provoca muchas preguntas: ¿por qué balear a un político priista, siendo que Cuautitlán Izcalli está siendo gobernado por el priista, Víctor Estrada Garibay? ¿Por qué el gobierno municipal no ha salido a garantizar seguridad y protección a los aspirantes del PRI, PAN, MORENA PRD, PT, MC, PES, PT, y candidatos independientes?

¿Será mucha la apatía y desinterés del alcalde Estrada Garibay, hacia las próximas elecciones, que le tiene sin cuidado lo que pase o deje de pasar en el municipio que él gobierna? ¿Cuándo quitará al ineficiente Rubén Reyes Madero, quien es el Secretario del Ayuntamiento, que no vive en Cuautitlán Izcalli, y que ha sido un factor determinante para que la ingobernabilidad reine en la localidad?

¿Está más preocupado el medallista olímpico, en ver cómo se reelige, que en procurar un proceso democrático en paz y civilidad? ¿Está listo Cuautitlán Izcalli para llevar a cabo las elecciones o se tendrá que hacer un enérgico llamado al Instituto Estatal Electoral del Estado de México (IEEM), y al gobernador Alfredo del Mazo Maza, para que se suspendan los comicios en el territorio izcallense?

La violencia ha rebasado a la administración de Víctor Estrada Garibay, y es necesario que el presidente Enrique Peña Nieto, el mandatario Del Mazo Maza, el Ejército Mexicano, la Marina Armada, y la Policía Federal, tomen el control de una localidad amenazada por las grandes bandas criminales.

Cuautitlán Izcalli está en estado de alerta, y esto no es nada nuevo.

¿Quién tiene más influencia, el gobernador o el presidente municipal?

En el juego del poder, la ciudadanía es la que sale perdiendo.

(Editorial)




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.