Ayotzinapa: la tumba de Ángel Aguirre Rivero (¿y de Enrique Peña Nieto?)

13 octubre 2014

El caso de Ayotzinapa terminó siendo el tema más comentado en este año, superando por mucho a las iniciativas impulsadas por el presidente de la República. En una palabra, ya nadie recuerda las reformas hacendaria, energética y educativa.

El logro más difundido y publicitado por la Presidencia ha sido echado al olvido por culpa de un gobierno patético…y esto es muy grave para el gobierno federal.

Ángel Aguirre Rivero, ya arrastró al descrédito total a Enrique Peña Nieto.

Enrique_Peña_NietoMeses atrás, el Ejecutivo Federal, era reconocido, honrado, aplaudido por los gobiernos de todo el mundo; organizaciones internacionales, apuntalaban a Peña Nieto como uno de los estadistas más admirados en todo el planeta.

Ahora, todo cambió para mal.

Los mismos que habían sido deslumbrados por el carisma del presidente, son los que ahora señalan la falta de gobernabilidad en el país. Por si fuera poco, mexicanos residentes en España, Alemania, Inglaterra, Italia y Francia, han organizado protestas en esos países pidiendo justicia para las familias de los desparecidos en Guerrero.

El caos ya habita en la Residencia Oficial de Los Pinos y en Palacio Nacional.

La culpa de este colapso político, ni siquiera la tiene el gobernador de Guerrero, sino el mismo gobierno de la República, que por lo visto sólo diseña estrategias políticas y deja a un lado lo que en realidad quiere el pueblo: cárcel para los culpables de Ayotzinapa.

¿Qué espera la Presidencia para señalar la irresponsabilidad de Ángel Aguirre Rivero? ¿A qué le tiene miedo el gobierno federal? ¿Para el presidente vale más un acuerdo con el PRD que cumplir el clamor de la sociedad guerrerense? Realmente lo dudamos.

Pero por desgracia, eso es lo que han dejado ver los principales hombres de Enrique Peña Nieto. A los mexicanos nos vale un verdadero cacahuate si con esto el PRD desaparece del mapa político del país. Los ciudadanos queremos ver encerrados a los corruptos y asesinos.

Cómo es posible que no hayan encontrado al alcalde prófugo de Iguala.

¡Esto es inadmisible, repudiable, asqueroso, indignante!

Ayer mismo, la Iglesia Católica –en su publicación dominical “Desde la Fe”– subrayó que el clima de violencia en Guerrero, es por culpa del gobierno federal, quien ha hecho caso omiso a las recomendaciones tanto de derechos humanos como a las eclesiásticas.

Guerrero es otro foco encendido que las autoridades de la Federación no quisieron ver, es el reflejo del peligro latente de vivir en un país como México con graves problemas internos gobernabilidad, seguridad, corrupción y miedo en distintas regiones, donde nadie puede decirse estar a salvo, ni siquiera los hombres promotores de la paz y justicia”, enfatiza.

Guerrero es el infierno mexicano. Exigimos justicia, señor presidente. No queremos a un mandatario débil ante la desgracia. Necesitamos a un líder que ejerce toda su autoridad para aminorar el dolor y el llanto. Esta es una enorme prueba para medir la capacidad de un gobierno que llegó a “transformar a México”.

¿Es mucho lo que pide una nación dolida?

(Editorial)




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.