Brindemos Alegría a Nuestros Semejantes.

15 marzo 2010

En Acapulco fueron 15 los muertos, en Ciudad Juárez resultaron 6 decesos, tan solo este fin de semana; la maquinaria delictiva no tiene quien la frene, al menos no el gobierno de Felipe Calderón, y más bien, ningún gobierno. Cada vez son más temibles las organizaciones delictivas, todos estamos con el Jesús en la boca. Cuando no es una matanza, son los secuestros; cuando no son amenazas, son robos a mano armada. El mundo del miedo parece privar en cada una de las conciencias de los mexicanos.

Mientras, en el Congreso Federal debaten con piñatas de Pinocho; líderes partidistas, dicen sí al polígrafo, como si fueran unos delincuentes; Calderón dice que le país sigue avanzando, esa sí, es más ofensa que las anteriores; el Departamento de Estado de E.U. de plano emite declaratoria de emergencia para quienes viajen a México o vivan aquí.

Esto, ya es un festival de risas macabras.

Pero los ciudadanos que aún quedamos vivos, seguimos con el ánimo y la esperanza de que muy pronto,  todo tipo de maldad llegue a su fin. No es el momento de hundirnos en el terror y la poca respuesta gubernamental.

Mientras haya gente buena, niños con sonrisas, y personas con espíritu inquebrantable, el país sigue de pie.

Brindemos cualquier espacio de luz y alegría a nuestros semejantes, por algo tenemos que empezar.




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.