Carlos Aguilar Cano, el rostro de la corrupción en el Estado de México

12 septiembre 2017

El gobernador Eruviel Ávila Villegas, fue la esencia del abuso de poder, nepotismo y enriquecimiento ilícito, a lo largo de su gestión. Eso lo saben millones de mexiquenses, a quienes el mandatario estatal, dejó sumidos en un clima de terror, violencia, pobreza y desempleo.

Pero dentro de todas las cosas malas que tuvo Eruviel, hubo un caso muy especial, que lo marcó a él y a su administración. Uno de los peores males que logró poseer el “precandidato presidencial”, tiene nombre y apellido.

Quienes conocen a Carlos Aguilar Cano, saben que su personalidad tiene un maloliente toque de corrupción y enriquecimiento ilícito. Este jovencito, que de no tener nada, lo tuvo todo en un abrir y cerrar de ojos, es visto como una calamidad dentro de la estructura de Eruviel Ávila.

Sin nada de inteligencia ni visión, carente de un talento intelectual y vacío de principios, Aguilar Cano se volvió millonario, gracias a su desgastante labor: ordenar por teléfono a los pasquines, para que le echaran flores a él y a su jefe Eruviel, condicionando publicidad del gobierno estatal.

Claro, él iba primero antes que el gobernador, cuentan algunos periodistas.

Carlos Aguilar, también amedrentaba a quienes criticaban a Ávila Villegas.

Política y Estilo, fue víctima de este mediocre personaje.

Pero para conocer un poco más el perfil gansteril de Aguilar Cano, el portal El Informante, ofrece detalles más que precisos de cómo se manejaba ese “hombre” al interior del gobierno mexiquense.

De vivir en una casa de interés social en Ecatepec, el Coordinador de Imagen Institucional, logró poseer en el municipio de Malinalco, una propiedad de cinco mil metros cuadrados. Esta residencia, cuenta con todas las comodidades, digna para hacerles fiestas a sus “amigos”.

El Informante, también señala diversas propiedades de Carlos Aguilar, destacando las siguientes: Fraccionamiento Residencial La Virgen Lote 24 Manzana III, Metepec, Estado de México. Avenida Instituto Técnico Industrial 103, colonia Santa María la Ribera, Delegación Cuauhtémoc, donde opera el diario “Hoy Estado de México”.

El espacio sería muy amplio para difundir todo lo que ha comprado Carlos Aguilar Cano, gracias al consentimiento de Eruviel Ávila Villegas. El coordinador de Imagen Institucional del gobierno del Estado de México, se convirtió en un millonario, dejando ver un lado mínimo de cómo se hicieron ricos el 90 por ciento del gabinete mexiquense.

¿Con qué cara habla de honestidad Eruviel Ávila Villegas, teniendo a su lado a Carlos Aguilar Cano? ¿Es Carlos Aguilar Cano una persona tan trascendente e importante como para que valga el dinero y el salario de miles de trabajadores honestos?

Todos sabemos lo que significa Eruviel.

Pero hay de ladrones a ladrones, ¿verdad Carlitos?

(Editorial)




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.

Deja tu comentario

Se el primero en comentar

150
wpDiscuz