Ciudad de México y Edomex, las entidades con mayor violencia de género

17 octubre 2017

En México, 67% de las mujeres han sido víctimas de violencia de género. En este aspecto, las que han sufrido maltrato físico, tienen más del doble de posibilidades de tener un aborto, y casi el doble de posibilidades de sufrir depresión.

En algunas regiones del país, ellas tienen 1.5 veces más de posibilidades de contraer VIH, señaló Francisco Rubio, coordinador nacional de MOTIVA, movimiento juvenil incluyente y plural.

Los datos fueron revelados durante la conferencia ‘Cultura machista en México y cómo afrenta a la protección de los derechos LGBTTTIQ y la equidad de género’, realizada en la Universidad Iberoamericana Ciudad de México en el marco del ‘Congreso Cultura IBERO 2017’, iniciativa de la Sociedad de Alumnos de Relaciones Internacionales.

Rubio, añadió que 40% de las víctimas de la violencia de género no denuncia, y que seis de cada diez mexicanas piensan que México es un país machista; lo que deja de manifiesto la existencia de una violencia de género institucional.

En cuanto a la presencia de la violencia de género por entidad, enunció que los estados que tienen los niveles más altos de la misma son la Ciudad de México, el Estado de México, Jalisco, Aguascalientes y Querétaro.

Luego de compartir que en MOTIVA se considera al odio como combustible para un diseño misógino, el conferencista aclaró que para enfrentar la misoginia, no basta tener una sociedad mexicana con mujeres empoderadas si se sigue replicando el mismo modelo de masculinidad: el del hombre fuerte, el del hombre que viste de azul y no de rosa.

“Si en nuestras políticas públicas, no estamos promoviendo modelos educativos que también estén hablando de las nuevas masculinidades, no va a servir de nada; llegará una mujer empoderada y se enfrentará contra un hombre misógino.

“Tampoco se trata de que los hombres estemos argumentando que nosotros no somos misóginos. Todos y cada uno de los hombres en este país hemos tenido algún acto de misoginia”.

Por eso propuso ser, como decía el escritor Carlos Monsiváis, misóginos feministas.

Misóginos porque hay que reconocer nuestra deuda histórica, misógino porque hay que reconocer nuestro pecado, misógino porque hay que entender que muchas de las acciones que hacemos, que debilitan una sociedad de derechos, una sociedad de igualdades, surgen de actitudes que a lo mejor ni siquiera tenemos en el consciente”.

“Y feministas porque es el que le va a ganar al arreglo misógino de todos y cada uno de nosotros de forma permanente; debatiéndolo, hablándolo, hablando de nuestras experiencias, encontrándonos, haciendo de la lucha feminista una lucha compartida”, detalló Francisco Rubio.

*Información de la Universidad Iberoamericana




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.