Claudia Plavocich: gobernadora de Sonora y sirvienta de Manlio Fabio Beltrones

14 Septiembre 2015

Claudia_Pavlovich

La tragedia ocurrida en 2009 en la guardería ABC de Hermosillo, Sonora, no es la única losa que carga en sus espaldas la nueva mandataria de ese estado fronterizo; también habría que agregarle que atrás, al lado y enfrente de ella, está la terrible y poderosa imagen de su padrino mayor: Manlio Fabio Beltrones Rivera.

Hagamos un poquito de historia para puntualizar el por qué Claudia Pavlovich no tiene ni integridad moral ni política como para conducir de manera honesta los destinos de millones de sonorenses.

Cuando decenas de niños murieron calcinados por culpa de gente vinculada al gobierno del entonces presidente Felipe Calderón Hinojosa, fue la misma Pavlovich quien firmó diversas cartas a los juzgados correspondientes para defender la solvencia moral de los dueños de la guardería.

Todos conocemos la historia: los culpables huyeron o se murieron, como fue el caso de Juan Molinar Horcasitas.

Los padres de familia de los pequeños, no han olvidado la traición de Pavlovich y nunca dejarán de recordar a una mujer que los utilizó políticamente, que les prometió una justicia que nunca llegó, y que ahora como gobernadora está dispuesta a sepultar literalmente ese episodio que desgarró el alma de todo México.

Bueno, pues esa falsa mujer, tomó protesta ayer como gobernadora de Sonora.

Que Dios tenga misericordia de todos los que habitan ese bello estado.

Ah, pero hablando del capo número uno de México (Manlio), este dijo al final de la ceremonia donde fue coronada su reina de belleza (es un decir), que Claudia Plavocich tiene todo el apoyo del PRI para realizar un trabajo honesto.

El chiste se cuenta solo.

Claudia Plavovich es lo peor que le pudo pasar a México en estos momentos.

En menos de tres meses o antes, Sonora será la región más grande gobernada por el narco.

Tiempo al tiempo.

(Editorial)




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.