Combatir la obesidad, factor fundamental para evitar el cáncer de mama

20 octubre 2014

*Para las mujeres menores de 30 años, el padecimiento puede ser más agresivo.

El académico de la Facultad de Medicina (FM) de la UNAM, Óscar Arrieta Rodríguez, indicó que el combate contra la obesidad desde la infancia, es una excelente estrategia para evitar el cáncer de mama.

Al conmemorarse el Día Mundial de la Lucha Contra el Cáncer de Mama, el investigador destacó que no se puede modificar la predisposición genética, pero sí cambiar estilos de vida que repercuten en la salud de la población y contribuyen al desarrollo de enfermedades.

Cáncer_de_Mama_MéxicoSubrayó que una política pública de salud pertinente es erradicar la publicidad de alimentos chatarra y su venta en las escuelas, además de promover la actividad física. El cáncer de mama tiene costos directos e indirectos elevados.

Miles de mujeres fallecen por esta causa en edad productiva, con repercusiones graves en sus familias. Para aminorar el impacto entre la población, la detección temprana y atención oportuna son estrategias prioritarias, reiteró.

En las mujeres mexicanas el cáncer de mama se presenta antes de los 50 años, 10 a 11 años antes que en países desarrollados. En 11 de cada 100 casos las pacientes son menores de 30 años y los cuadros son más agresivos.

Una parte relevante del diagnóstico es tratar de identificar a las mujeres con alto riesgo de desarrollar el padecimiento por trastornos genéticos hereditarios, con el propósito de establecer un programa de vigilancia y, de ser el caso, realizar una mastectomía.

El costo del tratamiento se multiplica por 10 al pasar de las etapas tempranas a las avanzadas. La prevención constituye la mejor inversión y podemos atenderlas con mejores pronósticos, añadió.

Anteriormente, de 70 a 80 casos de cada 100 se diagnosticaban en etapas avanzadas, pero gracias a campañas de mastografía y de información la tasa disminuyó a 50 de cada 100, refirió el también investigador del Instituto Nacional de Cancerología (INCan).

El especialista recomendó realizarse el examen referido –el principal método para la detección oportuna de tumores malignos antes de que sean palpables– a partir de los 40 años, tener seguimiento ginecológico y autoexplorarse cada mes, entre los días cinco y siete del ciclo menstrual.

Ante cualquier síntoma como masa o engrosamiento, cambios en el tamaño o forma de los senos, hoyuelo o arruga en la piel del pecho u otra lesión, debe acudirse a revisión especializada para tomar las medidas pertinentes orientadas a descartar si es maligna o benigna.

(Información de la UNAM)




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.