Conoce la historia de la prostitución

25 marzo 2016
El Callejón de la Condesa
El Callejón de la Condesa

Los mitos sobre la sexualidad en la antigua Ciudad de México serán abordados en el recorrido El sexo y la ciudad: las mujeres y la prostitución a lo largo de los siglos XVI al XIX, que el próximo sábado 9 de abril llevará a los interesados, a conocer diversos espacios del Centro Histórico.

Organizado por el Programa Historia Viva del Departamento de Historia de la Ibero, este paseo dará un panorama sobre la realidad de la sexualidad de las mujeres en ese amplio período, tiempo en el que esta práctica contrastó fuertemente con los modelos ideales promulgados para éstas.

“La figura de la prostituta era necesaria como contrapunto para mantener el modelo de la castidad, para seguir manteniendo el pilar de la maternidad y la familia. Y también como salida a la expresión de una sexualidad que existía, pero que no podía ser reconocida por la sociedad del momento”, señaló la historiadora Genevieve Galán, quien guiará el recorrido junto con su colega Andrés Calderón.

Un hecho significativo que caracterizó a la práctica de la prostitución en la Nueva España y que se supone se extendió hasta la primera mitad del siglo XVIII, añadió la especialista, fue que en ningún momento se empleó tal término para referirse a ella. En su lugar se usaban vocablos como alcahuetería, lenocinio y amancebamiento.

Cabe decir que los dos primeros términos significaban la participación de una tercera persona encargada de concertar las relaciones.

Socialmente, esta práctica se reconocía como necesaria, ya que servía para impedir que“el mal de la lascivia” se extendiera a todo el cuerpo social, pues la sexualidad en este período amenazaba con desbordarlo todo y arrasar con el orden social si no se contenía, apuntó la maestra Galán.

El primer punto a visitar en el recorrido será la antigua Casa de Las Gallas, que fungió como una de las primeras casas de tolerancia del continente, y de la cual se explicará el origen de su creación, así como su funcionamiento.

El segundo destino será el Colegio de las Vizcaínas, que también funcionó como un recogimiento dedicado a preservar “la virtud mujeril”, pues en éste se capacitaba a las mujeres en diversas labores cuya práctica remunerada las alejaría de la prostitución. Sin embargo, en algún momento se suscitó un escándalo, cuando se descubrió que en una de las accesorias del edificio existía una casa de citas.

Los interesados visitarán, entre otros puntos, el Callejón de la Condesa y la Plaza de la Santa Veracruz, junto al Museo Franz Mayer, donde se tratarán temas como los burdeles como espacios de socialización sexual, la reglamentación de la prostitución, y enfermedades como la sífilis, además de otros tópicos.

Para el maestro Calderón, quien junto con Genevieve Galán colaboró en la redacción de la Nueva Guía de Forasteros del Centro Histórico de la Ciudad de México, este recorrido mostrará que, contrario a lo que se piensa de los racionalistas, estos eran más estrechos y puritanos que los barrocos, quienes si bien podían ser muy cercanos al rezo y a la fiesta, tenían una visión más pragmática de la vida, lo que los llevó a crear sitios de tolerancia como La Casa de Las Gallas, al darse cuenta de que la prostitución era algo que sencillamente no podían erradicar de manera fácil.

Para informes e inscripciones, comunicarse con el maestro Gabriel Poot al teléfono 5950 4000, extensiones 7097 y 4044, o al correo historiaviva.uia@gmail.com

*Comunicado de la Universidad Iberoamericana




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.