Ecatepec: baile, negocio…y tragedia

6 julio 2014

Imaginemos el escenario: más de 15 mil personas, tratando de salir de un baile popular; la mayoría de ellos totalmente alcoholizados, con los ánimos encendidos, con la adrenalina al tope, y por si fuera poco, cargando armas de fuego.

Estas características, conllevan la posibilidad de que existan incidentes mayores.

Pero los “incidentes mayores”, realmente se convirtieron en una verdadera tragedia en el municipio de Ecatepec, donde hasta el momento se contabilizan tres muertos y 15 lesionados, cifra que podría aumentar en las próximas horas.

Pablo_Bedolla_LópezVayamos a los hechos: el gobierno municipal de Ecatepec, que encabeza Pablo Bedolla López, permitió que se llevara a cabo un baile que concentró a miles de personas el pasado sábado 5 de julio, debido a la presentación de La Arrolladora Banda Limón, Lupillo Rivera, Grupo Exterminador y Trakalosa de Monterrey.

Los conocedores de la música popular, ponen a estos artistas, como los máximos exponentes de dicho género. De hecho, con la sola presencia de uno de ellos, bastaba para que el lugar conocido como “30-30”, estuviera a reventar, por lo que las alertas deberían de estar al máximo.

Pero ahora, después del niño ahogado, quieren tapar el pozo.

La alcaldía de Ecatepec, señala en un comunicado oficial, que “personal calificado”, hizo una “revisión exhaustiva” de todas las medidas de seguridad. Añade que había 400 policías, y que al momento del siniestro, los bomberos tuvieron que abrir un espacio para permitir la salida de manera más rápida.

“El gobierno local deja en claro que cumplió de manera previa con la supervisión de todas las medidas de seguridad a fin de garantizar la integridad física de los asistentes al espectáculo”, finaliza el comunicado.

Levante la mano los que creen en el argumento del gobierno municipal.

Empecemos: ya no digamos en Ecatepec, sino en todo el país, no existe un personal calificado de Protección Civil, y en el caso mínimo de que así fuera, este es superado por la verdadera mafia gubernamental, que con tal de autorizar lo prohibido, da permisos a quien se le cruce en su camino, siempre y cuando, las cuentas salgan muy bien en la calculadora.

¿Revisión exhaustiva? Eso es lo que se debió haber hecho, pero el comunicado se desmiente por automático, cuando se sabe que al final del concierto hasta balazos hubo, lo que ocasionó la lamentable estampida. La gente corrió despavorida; los que caían eran pisoteados, y puede ser que haya habido más muertos.

A principios de año, el gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila Villegas, provocó un escándalo mayor, al prohibir un magno concierto, donde actuarían grandes bandas de rock (Kiss, Guns N’ Roses, Korn, y Twisted Sister) en el evento denominado Hell & Heaven Metal Fest, que se celebraría en Texcoco.

El motivo por el que se canceló este espectáculo: no existían las suficientes medidas de seguridad.

Si ya se sabe, que no se cuenta con la infraestructura necesaria, para poder controlar lo incontrolable, ¿entonces por qué se siguen dando permisos a shows que ponen en riesgo la vida de miles de personas?

¿Ecatepec, por ser la tierra del gobernador, goza de privilegios especiales para llevar a cabo espectáculos donde hay muertos, heridos, y que aparte, puede entrar gente armada? No hay que buscarle más: en el Edomex, se apapacha a los consentidos, y a los demás, se les aplica todo el rigor de la ley.

Pedir la renuncia inmediata del alcalde, Pablo Bedolla López, sería adecuado; pero la gente se conforma con que haya más control. Es momento de reestructurar la forma de gobernar en Ecatepec.

Inseguridad, violencia, narcotráfico, corrupción…es necesario darle un respiro a la gente.

(Editorial)




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.