Debate la Ibero, violencia en el fútbol

2 abril, 2014

ChivasLa Universidad Iberoamericana, organizó la mesa de análisis “Violencia, barras, dinero y fútbol”, un día después de que el Senado de la República, aprobara reformas legales para castigar con prisión a espectadores que cometan actos violentos en competencias deportivas.

En ese tenor, Samuel Martínez López -académico del Departamento de Comunicación de la institución- manifestó que las leyes por sí mismas no van a erradicar la violencia en los estadios de fútbol, y que incluso, la iniciativa carece de análisis serios e investigaciones.

Añadió, que nunca se consultó a los principales protagonistas, a los aficionados, especialmente las barras. Destacó que los grupos de animación, al alimentarse de la oposición y el antagonismo, incrementarán el encono entre más resistencia se les ponga y menos espacios se les den.

Explicó que el fútbol es una industria que produce competencia, partidos y espectáculos, con un discurso promovido por las federaciones y marcas de que “el fútbol es pasión”, pero la pasión no admite explicaciones racionales, sino que conecta emocionalmente a la gente, enfatizó.

Al respecto, Roger Magazine Nemhauser -profesor del Departamento de Ciencias Sociales y Políticas de la Ibero- resaltó que el objetivo histórico de las barras, es expresar los sentimientos que se tienen por el equipo, apoyándolo de manera más creativa y apasionada.

Magazine Nemhauser, es antropólogo y sus temas de investigación se basan en las identidades urbanas a través del fútbol. En este aspecto, añadió que en los últimos años ha habido una popularización de estos grupos (barras), que surgieron entre la clase media, pero que empezaron a crecer con integrantes de colonias populares.

A dichos aficionados, se les tiene un prejuicio debido a su clase social, por los estereotipos están más basados en miedos y en una lucha de clases sociales. El experto, sugirió intentar resolver las tensiones y no tomar la vía fácil de hacer leyes que acusan a los aficionados.

PumasPor su parte, el coordinador del Laboratorio de Neurociencias y académico del Departamento de Psicología de la UIA, Óscar Galicia Castillo, afirmó que ni el fútbol ni las barras vuelven violentas a las personas, lo que hay son personas violentas en las barras viendo el fútbol.

Como experto en investigación de temas de violencia sabe que la forma en que se comportan las personas dentro de los estadios es una muestra de cómo vive (económica y socialmente) la población de nuestro país, donde la violencia es una opción conductual viable para ciertas personas.

De ahí que él también afirme que ninguna solución legal ha podido arreglar un problema social. Para tal efecto dio un ejemplo: si nos damos cuenta que la pobreza es mala, legislar para prohibirla no va a solucionar nada; lo mismo pasa con las barras.

El especialista en cuestiones económicas y financieras, Abraham Vergara Contreras, añadió que hay una violencia económica contra los integrantes de las barras, jóvenes de colonias populares que a cambio de un lugar en el estadio o transporte al mismo, se convierten en grupos de choque.

Empero, el académico del Departamento de Estudios Empresariales de la Ibero también dijo que hoy esas barras han creado estructuras de negocio, con un líder y sublíderes, que mueven mucho dinero en negocios alternos al fútbol, como la venta de playeras o reventa de boletos.

La reventa, o el dinero que las barras reciben de las propias directivas de los equipos, es parte de un financiamiento oscuro del cual nadie da cuentas, y una puerta para la corrupción, agregó el antropólogo brasileño Edison Gastaldo, especialista en fútbol, cultura e identidad, cuyos comentarios eran referentes exclusivamente al comportamiento de las torcidas (barras) en su país.

(Información de la Universidad Iberoamericana)




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.