Descubren en la UNAM marcador para detectar daño renal en fase temprana

4 noviembre, 2018

La estudiante de doctorado en Ciencias Biomédicas de la UNAM, Andrea Sánchez Navarro, recibió el Premio Nacional de la Juventud en la categoría de Ciencia y Tecnología, luego de que descubriera la molécula Serpina3k, la cual puede servir como marcador para detectar de manera temprana daño renal, sin necesidad de hacer biopsia.

Existen diversas causas que deterioran el funcionamiento de los riñones de forma progresiva, hasta que dejan de eliminar, a través de la orina, los desechos que el organismo ya no necesita; en ese momento es necesario un trasplante, pues si esos desechos se acumulan pueden provocar la muerte”, indicó Sánchez Navarro.

La enfermedad renal crónica es la pérdida permanente de las funciones de los riñones, a consecuencia de enfermedades crónicas no transmisibles como la diabetes mellitus e hipertensión arterial.

Para la Secretaría de Salud, este padecimiento es uno de los mayores retos para el sistema sanitario. Según el INEGI, en 2016 por insuficiencia renal murieron 13 mil 132 personas, colocándose en el lugar 10 entre las principales causas de mortalidad.

Bajo la tutela de Norma Bobadilla Sandoval -investigadora de la Unidad Periférica del Instituto de Investigaciones Biomédicas (IIBm) en el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán (INCMNSZ)-, Sánchez Navarro encontró niveles anormales de Serpina3k en animales con enfermedad renal crónica, y se percató que aparecía mucho antes que otras moléculas utilizadas como referencia.

Esto abrió a la joven originaria de Michoacán y a su asesora la oportunidad de aprovecharla para diseñar un nuevo método de detección temprana y, en colaboración con expertos del INCMNSZ, probarlo clínicamente para detectar nefritis lúpica, enfermedad autoinmune que afecta particularmente al riñón, y que es descubierta sólo mediante una biopsia.

De forma natural, Serpina3k se encuentra en la sangre y su función es regular la coagulación e inflamación. Sin embargo, aún no se conoce su función en el riñón, explicó la también ganadora de la Medalla Gustavo Baz Prada de esta casa de estudios.

Cabe destacar que a sus 24 años, Sánchez Navarro ha sido reconocida también con la medalla de bronce en la VI Olimpiada Iberoamericana de Biología (2012) en Portugal, y en la Session Winner, Oral Session Nephrology and Urology, ISCOMS, Groningen en Holanda (2015).

El trabajo de Sánchez Navarro destacó entre cientos presentados para el Premio Nacional de la Juventud, pues ha puesto gran empeño en hacer un estudio de calidad y rigor científico, consideró Bobadilla Sandoval.

“Andrea llegó a los 19 años al laboratorio, y al ver que era una estudiante excepcional procuramos darle un proyecto. En el cuarto año de la licenciatura regresó al laboratorio, realizó su tesis y antes de finalizar manifestó su interés por continuar con el doctorado, en donde ha sobresalido por su creatividad y pasión científica”, comentó la especialista del Departamento de Medicina Genómica y Toxicología Ambiental del IIBm.

*Información de la UNAM.




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.

Deja tu comentario

150