EDITORIAL. Marcelo Ebrard y el Mensaje Inequívoco a la Iglesia Católica.

23 agosto, 2010

El tema de la adopción legal de niños a parejas homosexuales y lesbianas, ha desatado muchas pugnas morales, civiles y religiosas. No es para menos, casi el 70 por ciento de la población mexicana, está en contra de lo que aprobaron los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

En este mismo espacio, hemos condenado enérgicamente tal resolutivo, pues esto no es darle valor a una minoría, sino transgredir a una mayoría.

Si en el pleno concepto democrático, se hubiera votado la aprobación de adopción de niños a parejas gays, esto nunca se hubiera ocurrido.

Pero bueno, ahora el tema que nos ocupa va involucrado indirectamente con estos hechos: el poder de la Iglesia Católica y sus propias limitantes.

En primera, debemos aclarar que no aprobamos el concepto que tiene Marcelo Ebrard sobre la ley, a la cual puede manosear a su antojo; pero también, debemos de admitir su valor al enfrentarse al verdadero poder de México: el religioso.

El hecho de entablar una demanda en contra de Juan Sandoval Íñiguez, no es cualquier cosa, y hay que interpretarlo como un mensaje inequívoco de la relación que tendrá con la Iglesia Católica, un hombre que es el gobernante de la ciudad más importante del país, y que si no se dice otra cosa en el PRD, será parte primordial en las elecciones presidenciales del 2012.

Sin embargo, ¿por qué tuvo que venir el problema de los dimes y diretes son el prelado de Guadalajara, para levantar una demanda?

Siendo coherentes, ¿acaso no sabe Marcelo Ebrard de los casos de abuso sexual que han realizado sacerdotes de la Ciudad de México?

Estos temas, por demás indignantes, también merecen que el Jefe de Gobierno del Distrito Federal, actúe de manera inmediata a favor de los afectados, y no sólo cuando se le difama o acusa sin sustento.

El debate sobre la posición política de la Iglesia Católica en México, debe de analizarse con mucho detalle y cuidado; su predicación no va de la mano con los hechos. Recordando un pasaje bíblico, se dice que Jesús de Nazareth, entró a la iglesia y corrió a los vendedores que estaban en ella, y dijo, “mi casa, es casa de oración…pero ustedes la han convertido en cueva de ladrones”.

Pero, ¿dónde está el pronunciamiento oficial de las iglesias cristianas evangélicas, sobre todos estos hechos?

En la próxima editorial, trataremos el tema.




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.

No estoy de acuerdo con Marcelo,aunque creo que lo hace por hacer una buena obra con sus cuates. Pero esta equivocado, mejor se preocupara por resolver el asunto de raiz que es la educacion bien encaminada atraves de los medios de comunicacion dandole uan seguridad de lo que son tanto niño como ñiña y no confundirlos por que uno es lo que la educacion de la sociedad te inpone y cuando hay inclinacion equivocada esta inclinacion es cultivada y alimentada por esta misma.Ademas si aceptamos los ideales de Marcelo creo que la civilizacion estaria en retroceso a la era cavernicola