EDOMÉX. El Tatuaje en la Cárcel y el Sentido de la Tolerancia.

29 mayo, 2010

El Centro de Control de Confianza del Estado de México, complementa sus esfuerzos por mostrar las diversas vertientes sociales y económicas, que afectan directa e indirectamente, el desarrollo de toda comunidad. En este sentido, el pasado 26 de mayo, este organismo, celebró una magistral conferencia titulada “Etnografía del Tatuaje Carcelario”, donde se contó con la presencia de especialistas en la materia, como el Dr. Víctor Alejandro Payá Porres y el Dr. Eduardo Torres Espinosa, investigadores de la FES Acatlán.

En la mayoría de las ocasiones, mujeres y hombres, ven al tatuado como un ser malo y alejado de la “sociedad”, sin saber que los estudios de antología de Payá Torres y de Torres Espinosa, resumen este tipo de conducta  en varios conceptos, destacando que cada figura, cada retrato, cada línea dibujada, en los reclusos, tiene un contexto final: el dar a conocer la alegría, el sufrimiento inacabable, la esperanza de ser libre, la soledad que consume su alma, la condena social que los lleva a mil purgatorios, la inmensa falta de cariño y amor, los traumas por saber qué será de la familia, incluso, el deseo de la muerte, sin saber que están muertos en vida.

Para el recluso que se tatúa, Dios y el diablo, son marcas registradas en sus brazos, manos, pechos, senos, rodillas, pies, cara; no hay como llevar al bendito y al maldito, como fieles acompañantes en este mundo lleno de injusticias; bien lo saben los que están tras las rejas.

Es por eso, que es de apreciarse el gran trabajo realizado por Carlos Flores González –Director del Centro de Control de Confianza del Edoméx- quien conjuntamente con el titular de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, Marco Antonio Morales Gómez,  difunden estos estudios sociológicos, a través de mentes respetables, como lo son, los catedráticos de la FES Acatlán.

Hoy día, cuando las nuevas generaciones, empujan fuerte en el entorno intelectual, es necesario de dotarlos de herramientas tecnológicas, informáticas, con tendencias actuales; pero, también hay que enseñarles los muchos Méxicos que existen: el México angustioso, injusto, sin misericordia, miserable.

Ahora, al ver a una mujer o a un hombre tatuado –sin importar si estuvo en la cárcel o no- habrá que pensar que hay infinidad de mundos en su mente y en su corazón, y de esos mismos universos, nadie está excluido.

Por eso, vale la pena insistir, en hacer de México un país grandioso, a través de un valor que debemos de consolidar y fortalecer: la Tolerancia.




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.