El Ejército Mexicano, sí ejecutó a los sobrevivientes de Tlatlaya

22 Julio 2015

Tlatlaya

*Declaración de una sobreviviente, exige una investigación más amplia.

El escándalo de la masacre de Tlaltlaya, Estado de México, donde fueron ejecutados varias personas pertenecientes a grupos delincuenciales, vuelve a generar una gran polémica sobre la violación a los derechos humanos por parte del Ejército Mexicano.

El diario español, El País retoma el caso y difunde una entrevista con una mujer que estuvo presente en el instante mismo en que se dio el tiroteo entre los soldados y los jóvenes que al parecer conformaban una banda de narcotraficantes.

Clara Gómez, es la mamá de Erika –secuestrada por dicho grupo-, y a quien iba a ver después de mucho tiempo de no hacerlo; fue su propia hija, quien se comunicó con la madre angustiada, y le pidió verse el mismo día en que se generó la matanza.

La señora, señala que ella vio y escuchó todo lo que pasó en Tlatlaya, desde el momento del enfrentamiento, hasta cuando los soldados les gritaron a los jóvenes que se rindieran; unos ya estaban muertos, pero a los sobrevivientes, los hicieron recargarse en la pared para recibir el tiro de gracia.

Clara Gómez, observó aterrada ese episodio, porque pudo esconderse y salir ilesa.

Esta declaración, pone a las fuerzas armadas en el ojo del huracán, porque una testigo presencial que registró cada segundo de lo ocurrido en Tlatlaya, ha hablado a pesar de las constantes presiones y amenazas que ha recibido.

El testimonio, exige una investigación más amplia de las que se han realizado hasta este momento. Es importante subrayar, que este caso, tiene la misma magnitud de lo acontecido en Ayotzinapa, donde varios estudiantes fueron desaparecidos por fuerzas policiales locales.

Desde que ocurrieron los hechos de Tlatlaya y Ayotzinapa, Enrique Peña Nieto, no ha escatimados espacios para elogiar a cada instante al Ejército Mexicano y a la Marina Armada, resaltando que dichas instituciones velan por la paz y la seguridad de la nación.

Clara Gómez, ya no volvió a ver a su hija Erika viva.

Tlaltlaya, es otro problema que el presidente ha ignorado, lo cual ya es una costumbre en él.

(PyE)




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.