El gran reto de Alejandra Del Moral Vela

17 febrero, 2017

alejandra_del_moral

La noche del jueves 16 de febrero, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) del Estado de México, designó a su nueva dirigencia estatal, con miras a las próximas elecciones donde se elegirá al nuevo gobernador de dicha entidad.

La responsabilidad recayó en Alejandra del Moral Vela, a quien hay que reconocerle su enorme inteligencia, su visión política, su ímpetu y coraje, en cada misión que se le encomienda; para muestra está su vasto currículum a pesar de su juventud: dirigente de las mujeres jóvenes priistas, alcaldesa de Cuautitlán Izcalli, diputada federal, directora del Bansefi, y últimamente titular en la Secretaría del Trabajo mexiquense.

Sin embargo, los cargos que ostentó por muy respetables que sean, no igualarán nunca la tarea que tiene ahora como dirigente del tricolor mexiquense: ser pilar fundamental en la victoria de Alfredo del Mazo Maza, quien llegó a la candidatura priista bajo la sombra de ser el primo hermano de Enrique Peña Nieto.

A estas alturas, ser recomendado o palomeado por el presidente de la República, resulta ser más peligroso que un ataque directo de la oposición. Los números son fríos y crueles: el 90 por ciento de los mexicanos, no quiere a Peña Nieto ni un minuto más en la presidencia.

Si esto no les quita el sueño a los priistas mexiquenses, entonces ellos viven en otro mundo, pero sabemos que no es así. Lo que dicen propios y extraños, es que todos al interior del Revolucionario Institucional, conocen la gravedad del problema, y también están consientes de que en esta guerra electoral cualquier candidato podrá ganar.

Es decir, en el Edomex se acabó la era del partido único.

Este será el gran reto de Alejandra del Moral: regresarle el entusiasmo a un priismo que ha sido herido y lastimado en gran manera. En el 2016, las corruptelas de varios gobernadores, dejaron en estado de coma al partido.

De hecho, Javier Duarte de Ochoa -el principal político que acuchilló sin misericordia al PRI-, aún sigue prófugo y nadie sabe dónde está escondido; bueno, eso es lo que nos dice el gobierno, pero en el pensamiento popular, el 80 por ciento de la ciudadanía cree que está escapando gracias al consentimiento del poder presidencial.

La fuga del ladrón de Duarte de Ochoa, pega directamente al corazón del priismo mexiquense, porque no estamos hablando de uno de los tantos casos de corrupción; estamos hablando de un hombre que se ríe de las instituciones y del presidente de la República.

En pocas palabras, ¿con qué bases y bajo qué argumentos saldrá Alfredo del Mazo Maza a la calle y dirá que luchará contra la corrupción política, cuando las acciones de Peña Nieto son totalmente a la inversa?

Aún más, ¿cómo convencerá Del Mazo a las miles de mujeres diciéndoles que acabará con la violencia, cuando gracias a Eruviel Ávila, el Edomex se convirtió en la entidad número uno en feminicidios? ¿Qué ha hecho Eruviel para contener la grave violencia que se da en cada rincón de la entidad?

Así podríamos numerar cientos de fallas.

El enorme desafío de Alejandra del Moral Vela, también será unir el mensaje al sentimiento popular; aceptar todos los errores que se han cometido; ser autocríticos; no enfadarse ante los airados reclamos de millones de mexiquenses; dejar los ataques para otra ocasión; centrarse en propuestas objetivas y palpables.

Los choros políticos ya no tienen cabida en una sociedad que está a nada de explotar de tanta rabia y coraje.

Insisto: Del Moral Vela es una de las políticas más inteligentes a nivel nacional. En sus ponencias, en sus pláticas, en sus entrevistas, en sus diálogos con todos los sectores, siempre tiene una palabra sensata y un pensamiento de primer orden, y estos valores que posee, ahora tiene que explotarlos al triple.

Josefina Vázquez Mota y Delfina Gómez Álvarez, se frotan las manos para aplastar a Alfredo del Mazo Maza, y no les será nada difícil. Sin duda, es momento de cambiar radicalmente la imagen del PRI. Ha llegado la hora en que la transformación sea parte de una esencia, y no solo de un momento electoral.

Hoy Alejandra del Moral, está llamada a hacer historia.

Es difícil cambiar todo; pero será peor, levantarse de una derrota.

El Edomex, es la antesala a la elección presidencial.

El PRI tiene dos opciones: el paraíso o el infierno, ¿cuál elegirá?

Por Luis Enrique Rocha @luis_journalist




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.