El narcotráfico apoyó a Enrique Peña Nieto

16 marzo 2016
El Ejecutivo Federal en el avión presidencial
El Ejecutivo Federal en el avión presidencial

La información difundida por la periodista Carmen Aristegui, pone en evidencia la forma en cómo se manejó la clase política gobernante y el Partido Revolucionario Institucional (PRI), para poder llegar a la Presidencia de la República.

Con datos, cifras, nombres y fechas Aristegui Noticias vuelve a lanzar otra bomba atómica contra la corrupción. De hecho, el escándalo es tan grande, que si el presidente de la República, tuviera tantita dignidad debería presentar en estos momentos su dimisión.

Pero como Peña Nieto es la corrupción y no tiene dignidad, pues seguirá en el cargo.

“Cártel de Juárez proveedor del PRI y financiador de la campaña de EPN”, es el título devastador que pone en su página principal la periodista más influyente de México.

El reportaje, digno de recibir todos los premios y reconocimientos posibles, señala con precisión las estrategias financieras para que Enrique Peña Nieto llegara al poder. El texto es en gran manera explosivo, y el poder judicial no debe hacer caso omiso.

Sin embargo, el trabajo periodístico de Carmen Aristegui, hace que resucite el episodio de la entrevista de la hija del Chapo Guzmán con el diario británico The Guardian, donde la hermosa joven puntualiza que Joaquín Guzmán Loera repartió cheques para financiar la campaña de un político, aunque no señaló el nombre del político.

¿Pero acaso el imaginario colectivo no sabe el verdadero nombre de ese político?

Si millones de mexicanos no nos equivocamos, la alusión nos lleva al que habita en Los Pinos.

Después de que las declaraciones de Rosa Isela Guzmán Ortiz a The Guardian, provocarán un huracán político, el gobierno de Enrique Peña Nieto, llevó a cabo una campaña de desprestigio contra la hija del Chapo; incluso obligó a familiares y abogados del capo a desmentir a la valiente mujer que tiró un dardo mortífero a la corrupción política mexicana.

El trabajo de Carmen Aristegui y las declaraciones de la hija del Chapo coinciden casi al cien por ciento. Ante esto, ¿no valdría la pena investigar la campaña presidencial del esposo de la Gaviota? ¿No tendrían que llamar a declarar a Luis Videgaray Caso por haber sido el responsable del teje y maneje de los recursos económicos?

Sabemos que Peña Nieto puede lavarse las manos y nombrar a un empleado suyo como fiscal para que investigue los gastos de su campaña, como lo hizo con Virgilio Andrade para ocultar el asqueroso asunto de la Casa Blanca de Angélica Rivera.

Pero tal vez ahora ya los tiempos no son los mismos, y hoy día, los líderes del Partido Acción Nacional y de MORENA, tienen que empezar una movilización social y jurídica a gran escala, incluso presentándose ante organismos internacionales, para hacerles ver la cochinada que hizo Enrique Peña Nieto con tal dellegar al poder.

Es momento de que la gente sienta el poder de una real oposición.

Enrique Peña Nieto es un corrupto, y eso debe de tener serias consecuencias.

Sabemos que el PRI perderá en 2018, pero para la ciudadanía eso no es suficiente.

¡Todos queremos que renuncie el presidente de la República!

(Editorial)




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.

Deja tu comentario

Se el primero en comentar

150
wpDiscuz