El PRI perderá la elección presidencial

15 febrero, 2018

El cuarto de guerra del candidato, José Antonio Meade Kuribreña, ha pasado de lo preocupante a lo trágico. Todos los gobernadores, senadores, diputados, alcaldes, síndicos, regidores, militantes, simpatizantes y líderes del Partido Revolucionario Institucional (PRI), no dan crédito al escenario dantesco por el que están pasando.

El anticristo y el Apocalipsis, ya llegaron a la oficina de Enrique Peña Nieto.

La encuesta publicada el jueves 15 de febrero por el diario Reforma, es para el PRI algo comparable a una bomba nuclear, un maremoto, un tsunami, un ataque químico, un terremoto impresionante…la peor de todas las pesadillas.

Los números del diario más importante e influyente de México, no dan lugar a dudas: el próximo presidente de la República, será un opositor al PRI. En pocas palabras, la alternancia política se vivirá una vez más en todo el país, y de ahora en adelante, esto será un tema de análisis, debates e intercambios de opiniones a nivel nacional e internacional.

Reforma muestra estadísticas que generan alegría para MORENA; grandes expectativas para el Frente (PAN PRD y MC); y una muerte anunciada para el PRI. Mientras que algunos ya brindan con champagne, otros buscan sus trajes y vestidos negros para asistir a un doloroso funeral.

En una encuesta por demás sobria y profesional, Reforma señala que si en estos momentos fueran las elecciones presidenciales, Andrés Manuel López Obrador triunfaría con un 33 por ciento de la votación; Ricardo Anaya Cortés, tendría un 25 por ciento de sufragios; y José Antonio Meade Kuribreña, contaría con un ridículo 14 por ciento de votos.

Algunas de los aspectos difundidos por Reforma, son devastadores.

Al referirse a la escolaridad, el diario indica que el 43 por ciento de los universitarios, votará por López Obrador; un 25 por ciento de preparatorianos, se inclinará por Anaya Cortés…en ningún parámetro de escolaridad, sobresale Meade.

Para hacer más dolorosa la caída, el importante medio de comunicación, añade un cuestionamiento que podría provocar infartos a los priistas más sensibles. Reforma pregunta a la ciudadanía, “¿por cuál partido nunca votaría?”

El PRI triunfa en este rubro con un 47 por ciento.

Después de leer los datos de Reforma, solo hay dos opciones para el priista José Antonio Meade Kuribreña: primero, que ya no se altere más, que ya no se preocupe, que ya no cargue con la pesadísima losa que le echaron Peña Nieto, Videgaray y Nuño.

Total, la derrota es derrota aquí y en China.

El segundo y último punto que podría aconsejársele a Meade, es que copie la estrategia de Enrique Peña Nieto: que se divorcie inmediatamente de Juana Cuevas, busque una actriz popular de Televisa y se case inmediatamente, porque de otra forma, hará el papel más penoso de toda su vida.

Así las cosas con el PRI.

Este es el resultado de la corrupción de Enrique Peña Nieto.

Empecemos las oraciones por el eterno descanso del Revolucionario Institucional.

(Editorial)




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.