El teniente Mendoza: la gran infamia / Por Alejandro Vázquez Flores

7 abril 2014

Alejandro_Vázquez_FloresLa historia de México continúa repudiando y condenando la forma en que Felipe Calderón Hinojosa, ex presidente de la República; Javier Lozano Alarcón, ex secretario del Trabajo; Genaro García Luna, ex secretario de la desaparecida Secretaria de Seguridad Pública Federal; y el general Guillermo Galván Galván, ex Secretario de la Defensa Nacional, hicieron valer la extinción de la Compañía de Luz y Fuerza del Centro, dejando a miles de trabajadores sin su fuente de empleo en quebranto de sus derechos sociales plasmados en nuestra Constitución, por intereses políticos y particulares.

El día de aquel operativo -en que fueron tomadas las instalaciones- resulta ser que integrantes del Ejército Mexicano fueron obligados a disfrazarse de elementos de policías federales, apareciendo como defensores del pueblo de México y de la legalidad.

En un acto de eminente patriotismo y valentía, el teniente Marcos Mendoza -conocido en Twitter como @fuerocorrupto- encaró a su superior coronel Raúl Celedón Lamas, negándose de manera honesta, legal y sensata a “disfrazarse” de policía federal.

Poco tiempo después, el 19 de septiembre de 2012, por instrucciones del general Salvador Cienfuegos Zepeda -actual secretario de la SEDENA y padrino de bodas de Enrique Peña Nieto– el teniente Mendoza, fue baleado con cinco tiros por la espalda delante de su hijo por Celedón Lamas, sobreviviendo al ataque, para posteriormente ser acusado por el delito de insubordinación.

Actualmente el teniente Mendoza se encuentra siendo procesado por el delito en comento, privado de su libertad en el Campo Militar número 1, teniendo como juez de consigna al teniente coronel Rogelio Rodríguez Correa, padre de Eliza Rodríguez -visitadora de la CNDH- y coincidentemente defensora en su momento de Florence Cassez y ahora de la extranjera Laura Bozzo.

Cabe destacar que el teniente Mendoza al ser a todas luces un preso político, recurrió a la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) en su momento, donde se le negó el servicio y se le rechazó la queja interpuesta en su momento; cabe indicar, que el artículo 13 Constitucional, que contempla los delitos del fuero militar, contradice a los derechos humanos contemplados en la misma.

Las múltiples contradicciones existentes, hechas a propósito por el mismo constituyente, solapan las arbitrariedades, infamia, corrupción e impunidad, de la disciplina castrense contra un militar que antes que nada es un ser humano, víctima de innumerables violaciones, así como de la corrupción en su máxima expresión.

Las preguntas que quedan en el aire son, ¿quién le garantiza la vida, la certeza y seguridad jurídica de llevar un proceso penal militar conforme a derecho que de momento es injusto y que tiene que declararse la absolución? ¿Quiénes pueden ofrecer la protección de los derechos humanos tanto del teniente Mendoza como la de su familia?

Estaremos muy pendientes de este caso bastante atípico y flagrantemente político con intereses mezquinos de por medio y que en un momento dado se tomará la defensa del mismo, ya que la sociedad está cansada de este tipo de infamias donde nuestro Gobierno es nuestro principal represor.

*El articulista, es catedrático de la Facultad de Derecho de la UNAM, politólogo, activista y titular del programa Impacto Jurídico transmitido por radionewred.com los lunes a las 21:00 horas
 
@alejvaz




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.