El Vaticano, la homosexualidad y las contradicciones religiosas

14 octubre 2014

El mundo se colapsó al conocer la nueva filosofía de la Iglesia Católica: “los homosexuales tienen dones y atributos para ofrecer; habría que encontrar un espacio fraternal para los gays sin comprometer la doctrina católica sobre familia y matrimonio”, señala el documento preparado después de las discusiones de 200 obispos.

Con este escrito, el Vaticano se contradice en sus propuestas, toda vez que sigue condenando las relaciones entre hombre-hombre y mujer-mujer, al tiempo de rechazar tajantemente el matrimonio entre personas del mismo sexo, y la adopción de niños entre dichas parejas.

Vaticano_Homosexualidad“¿Somos capaces de darle la bienvenida a esta gente (homosexuales), garantizándoles un espacio mayor en nuestras comunidades? Muchas veces ellos quieren encontrar una Iglesia que les ofrezca un hogar acogedor”, añade el texto.

¿Religión o perversión, qué predica el Vaticano?

Esa sería la pregunta más atinada por la sociedad, considerando que si el Papa Francisco se autodenomina como el Vicario de Cristo en la Tierra, entonces su prédica está totalmente equivocada y va contraria a lo que enseñó Jesús de Nazaret.

Más aún, el Vaticano pisotea las Sagradas Escrituras, al aceptar a la homosexualidad.

En este aspecto, hay que irnos con mucho cuidado, todos conocemos o tenemos cerca a alguien que es gay o lesbiana; en la mayoría de los casos, resultan ser gente buena, amable, estudiosa, incluso prudente, es decir que no hace alarde de su condición.

Hay casos también numerosos, donde este sector se dedica al abuso sexual de menores.

Ahora, ¿qué piensan los homosexuales de la religión? Aquí es donde se rompe la relación entre gays-Iglesia, porque los primeros no ven ni de cerca a la entidad eclesiástica como una verdadera opción de apertura y veracidad, sino todo lo contrario.

Muchos gays, han sido violados por los sacerdotes y obispos a temprana edad.

Entonces, ¿qué debería debatirse: castigo ejemplar a los religiosos pederastas o la apertura a los homosexuales para que participen activamente en la Iglesia? Esto es lo que quiere esconder el Vaticano ante tanta acusación, y quiere justificarse, mostrando un semblante conciliador ante quienes no tienen reservado un lugar en el paraíso.

El apóstol Pablo, en su carta a los Corintios, escribe lo siguiente: “¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis: ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones, estarán en el cielo.” (1 Corintios Capítulo 6 Versículo 9)

Bajo este contexto, se pueden interpretar miles de cosas, pero solo una es la que puede coincidir con todas las manifestaciones: la Iglesia Católica, está en una crisis total. Su sermón, está torcido. Su pensamiento, está colapsado. Su credibilidad, está por los suelos.

El Vaticano abre las puertas a los gays, y analizando el contexto histórico, el pasado y el presente, las circunstancias actuales, la propagación del ébola, la crisis económica mundial, el deterioro de los valores humanos, la guerra entre naciones, el hambre y el odio entre padres e hijos, sólo nos puede llevar a una conclusión: el anticristo ya habita entre nosotros.

(Editorial)




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.