Elba Esther Gordillo: el Legado Positivo

22 octubre, 2012

En un momento social y económico convulsionado, la profesora Elba Esther Gordillo, deja a un lado su esencia magisterial, y se convierte en una leyenda viviente no sólo del sindicalismo, sino de la política mexicana. El pasado fin de semana, su agrupación –la más grande de América Latina– decidió reelegirla por 6 años más, dando paso a un mar de críticas y a un río interminable de opiniones adversas.

Esto,  en vez de mitigar su fuerza, la consolidan en lo interno y la catapultan como el enemigo a vencer dentro de la robusta y larga lista de intereses políticos, a los cuales se suman con hambrienta fiereza, algunos protagonistas de los medios de comunicación masiva.

En el país, ¿habrá otro personaje que despierte tantas expectativas? ¿Es tan inusitado su poder e influencia, que sólo ella puede ser usada para exclamar a los cuatro vientos que todo lo que se haga de su parte, resulta negativo?

¿Por qué Joaquín López Dóriga y Carlos Loret de Mola -los autoproclamados periodistas ‘objetivos’ y ‘verídicos’ (ja)- no escudriñan de la misma manera a los líderes petroleros, telefonistas o burócratas?

En el exceso de protagonismo, el conductor del noticiario matutino de Televisa, realizó meses atrás, un dizque documental, denostando a la profesora y a su organización, cometiendo fallas garrafales en cuanto a la esencia primordial del periodismo: escuchar a la contraparte que se critica.

De Joaquín López Dóriga, podríamos mencionar muchas cosas más, pero tan sólo me limito a imaginar, ¿sería un reportero mínimamente conocido sin la ayuda de Televisa o de Radio Fórmula?

Elba Esther Gordillo, por supuesto que no es santo para venerar, pero tampoco es el signo del mal. En estos días, tuve la oportunidad de platicar con profesores federales, y no sólo reconocen la figura de Elba Esther Gordillo, sino que le reiteran aprecio, afecto, cariño, admiración, por lo que ha hecho con los agremiados del SNTE.

De que la educación en México, tiene un atraso total; que si los programas educativos, están rezagados del mundo actual; que las escuelas primarias, ni siquiera cuentan con un baño digno para los alumnos; eso ya es otro tema.

En este tenor, habría que fincar responsabilidades a un núcleo más extenso, y no sólo a la líder magisterial. Es aquí donde todo un arsenal opositor, quiere encontrar pretextos para criticar a Elba Esther Gordillo.

Los mexicanos, requerimos un cambio de raíz. Sería ilógico pensar que este escenario no ha sido contemplado por Elba Esther. La profesora –para ser uno de los personajes más influyentes en los últimos 20 años- debe de comprender su pasado, entender su presente y aceptar su futuro. Pero así como ella, también lo deberían de reflexionar todos los líderes sindicales.

¿Algún día podremos ver a Carlos Loret de Mola, haciendo un documental en contra de Carlos Romero Deschamps? ¿Joaquín López Dóriga tendría valor de escribir en su cuenta de Twitter que cientos de petroleros opositores, marchan a la casa del líder sindical para protestar por su reelección?

¿Algún día, México tendrá a una televisión pública, más inteligente? No lo creo, porque para lograr eso, Emilio Azcárraga Jean, tendría que despedir al circo, maroma y teatro que es lo que representan sus reporteros estrella.

POR LUIS ENRIQUE ROCHA

@luis_journalist




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.

José Torres Ramos

Felicidades por esta nota, es la realidad y asi como Maestro reconozco y admiro la fuerza y fortaleza que tiene nuestra lider LA MAESTRA ELBA ESTHER GORDILLO MORALES y felicito a quien elaboró esta nota porque si es una verdadera nota periodistica.