#ElJusticieroDeLaMarquesa

7 noviembre 2016

el_justiciero_de_la_marquesa

Todo iba bien para las autoridades del Estado de México, hasta que apareció un hombre que hizo justicia por su propia mano. Ahora todo el mundo busca a la persona que evidenció el hartazgo social y la falta de justicia en un estado donde la impunidad y la corrupción, han sido el sello más característico del gobierno estatal.

¿Alguien está enojado o dolido con #ElJusticieroDeLaMarquesa?

Solo unos cuantos, y esos cuantos, son el gobernador, el procurador, los senadores, los diputados federales y locales, y algunos alcaldes afines al sistema político priista mexiquense…fuera de ellos, todos queremos levantarle un monumento al moderno héroe del Estado de México.

Lo que pasa en la entidad gobernada por Eruviel Ávila Villegas, es tan despreciable y tan chistoso, que cualquier extranjero se moriría de risa solo de saber que las autoridades están moviendo cielo, mar y tierra, con tal de hallar al personaje que asesinó a cuatro delincuentes, antes de que los mismos delincuentes, masacraran, torturarán o violaran, a los pasajeros de un autobús que transitaba en la México-Toluca.

¿Qué va a pasar cuándo Eruviel encuentre a #ElJusticieroDeLaMarquesa? ¿Lo va a exhibir como el más terrible de los asesinos o lo va a reconocer como un hombre que protegió la vida de decenas de mujeres y hombres? ¿Por qué la urgencia de atrapar a un hombre que tuvo que tomar ese autobús por azares del destino y no porque ya tenía premeditado matar a cuatro individuos altamente peligrosos?

Algo muy raro pasa con el gobernador, porque cualquier persona, llámese político, empresario, comerciante, estudiante, académico, obrero, mamá, papá, estarían felices de tener más “justicieros de La Marquesa”, que a ladrones y delincuentes disfrazados de policías.

El tema de #ElJusticieroDeLaMarquesa, puede tener connotaciones demasiado peligrosas para la comunidad. Es decir: “cuidado con aquellos que hacen justicia por su propia mano, porque serán más buscados y perseguidos, incluso más que cualquier narcotraficante mayor”.

¿Entonces si se suben cuatro delincuentes a un autobús, dejamos que nos torturen, maten y violen, y que se vayan como si nada hubiera pasado?

El tema de #ElJusticieroDeLaMarquesa, no tendría ni razón de ser, si las autoridades aplicaran la justicia de manera correcta. Sin embargo, en el Estado de México, lo que priva es la injusticia, corrupción e impunidad. Si estos males no existieran, por supuesto que la ciudadanía confiaría en la policía y en sus gobernantes.

Podemos extendernos días, meses y años, señalando cada caso archivado en el Estado de México. No tenemos idea de cuántos expedientes sin resolver encontraríamos en cada oficina ministerial. De hecho creemos que con tanto papeleo, armaríamos un mural de sangre y muerte, que se extendería por toda la República Mexicana.

Así las cosas en el suelo mexiquense.

Algo raro pasa con este caso.

No sabemos quién es #ElJusticieroDeLaMarquesa, pero lo que sí sabemos, es que ese hombre ha generado un enorme movimiento social. No hay una sola persona que no haya felicitado a ese héroe anónimo. No hay una sola persona que no haya dado gracias a Dios por la valentía de un hombre cansado de tanta injusticia y corrupción.

Lo malo es que no todos somos “justicieros de La Marquesa”.

De ser así, este país ya hubiera cambiado desde hace muchísimo tiempo.

(Editorial)

p.d. Ojalá así buscará Enrique Peña Nieto a Javier Duarte de Ochoa.




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.