En Atizapán ya se respiran aires de progreso

8 febrero 2016

Ana_Balderas_Mauro_Granja

El caos político-financiero que ocasionó el ex alcalde Pedro Rodríguez Villegas en el municipio de Atizapán de Zaragoza, está muy lejos de resolverse; pero a pesar de que su periodo gubernamental dejó heridas muy difíciles de cicatrizar, la actual administración, comienzan a construir puentes muy positivos entre gobierno y ciudadanía.

Es muy destacable lo que ha realizado Ana Balderas Trejo, a partir de que asumió la alcaldía de dicho municipio, porque en principio no se quedó cruzada de brazos ante tanta corrupción y opacidad gubernamental.

Desde el primer día, Balderas Trejo utilizó un esquema eficiente para recuperar la confianza de la ciudadanía: puso a la basura en su lugar, aunque entendemos que esto no se resuelve en un día, pero al menos muchos de los políticos rateros más ilustres de Atizapán, ya no están como directores o coordinadores de área.

Ese aspecto, y el haber nombrado a una persona tan honesta, inteligente y responsable como Secretario del Ayuntamiento, han sido estrategias altamente reconocidas por la mayoría de la sociedad.

No cualquier presidente municipal tiene un lujo como el que posee Ana Balderas en la personalidad de Mauro Granja Jiménez: hombre de entrega total a su trabajo, con una disciplina y dedicación admirables, con una inteligencia y capacidad únicas, y con una visión política de grandes alcances.

Sin duda, Mauro Granja hará que el barco hundido vuelva a resurgir y a navegar aún en los mares y océanos más difíciles de controlar. Esa es la función principal de un Secretario del Ayuntamiento: hacer de la política un mecanismo de diálogo y un vínculo con los sectores más importantes de la comunidad.

En un mes de periodo gubernamental, Ana Balderas ha conseguido restablecer el orden al interior del Ayuntamiento de Atizapán de Zaragoza, y ese importante paso ha permitido que la seguridad, los servicios públicos y el desarrollo social, ya cuenten con bases sólidas para emprender el bien común de las colonias con mayor marginación.

En Atizapán ya se respira un aire diferente, y esperamos que muy pronto la ciudadanía cuente con todos los apoyos que no recibieron en años anteriores. La voluntad política es muy importante para impulsar el desarrollo de la comunidad, y eso lo saben muy bien las nuevas autoridades municipales.

Enhorabuena.

(Editorial)




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.