“Enrique Bátiz me violó”

8 febrero 2018

 

En el año de 1996, la violinista suiza Silvia Crastan, participaba con la la Symphonisches Orchester Zürich, donde sobresalía por su enorme talento y capacidad. Ese mismo talento, la llevo a niveles de gran importancia en el mundo de la música.

En ese año, Silvia contaba con 24 años de edad, y participaría en un evento con la Orquesta, teniendo como invitado huésped al director Enrique Bátiz Campbell. El maestro de Crastan, fue quien presentó a la joven con el mexicano.

El encuentro se convirtió en un infierno total.

El diario Reforma, publica declaraciones altamente comprometedoras para el prestigio de Enrique Bátiz, quien ahora podría ser visto como una de las personas más deplorables y ruines de la música mexicana.

Según Silvia Crastan, Bátiz Campbell, la invitó a almorzar en el Hotel Sheraton, donde se hospedaba. Al recibirla en el lobby del hotel, Enrique le sugirió que subiera a su cuarto antes de pasar al restaurante.

Crastan subió al cuarto; el director cerró la puerta, la arrojó a la cama, la inmovilizó, le bajó los pantalones, y la violó. La violinista era virgen y empezó a sangrar, y fue hasta ese momento en que Enrique Bátiz se dio cuenta de la gravedad de los hechos.

Bátiz cobardemente abandonó Suiza.

Silvia sufrió problemas sicológicos, ataques de pánico, dejó de tocar en orquestas y abandonó el violín. Tiempo después Enrique la volvió a contactar sugiriéndole volver a tener relaciones. Ella envió una carta a la Orquesta Sinfónica del Estado de México (OSEM), explicando lo sucedido…pero jamás recibió respuesta.

Crasten, también ya ha enviado carta al gobernador Alfredo del Mazo Maza.

Al parecer, hay muchas mujeres más que han sido abusadas por el director, quien precisamente el miércoles 7 de febrero, fue designado “director emérito” de la Orquesta Sinfónica del Estado de México, sin tomar en cuenta el expediente criminal de este personaje.

Cabe señalar que durante su campaña proselitista, y ya como gobernador, Alfredo del Mazo Maza, indicó que en su administración no habría personas corruptas, con un currículum de bajo nivel, mucho menos individuos que hayan dañado a las mujeres.

Es tiempo de investigar a Bátiz.

El gobernador tiene que hacer justicia, aunque Enrique sea un “hombre culto”.

(PyE)




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.