Enrique Peña Nieto, destruye al PRI

26 enero 2015

Enrique_Peña_Nieto¿Cómo defender lo indefendible? Es la pregunta que se hacen cientos de candidatos priistas que competirán para gubernaturas, diputaciones y alcaldías en este 2015. Es decir, cuando toquen las puertas de cada hogar, cuál será el mensaje que tendrán que ofrecer a una sociedad lastimada por el actual gobierno.

Difícil, muy difícil el panorama para los contendientes tricolores, porque su esquema propagandístico tendrá que ajustarse al sentir de toda una comunidad que sufre desempleo, alza en los precios, inseguridad pública, incremento del crimen, nulas propuestas de desarrollo, y un aparato de justicia totalmente deficiente, por no decir inservible.

Es ahí donde Enrique Peña Nieto tendrá que comenzar a sufrir las consecuencias de una soberbia política rebasada por las mismas circunstancias. El deterioro de la economía, los preocupantes casos de corrupción que han rayado en el cinismo; los temas de Ayotzinapa y Tlaltlaya, que se han visto manipulados hasta el escándalo, son solo una muestra de la mala imagen que tiene el gobierno en todo el territorio nacional.

Lo macabro, es que aún con el país hecho pedazos, Peña Nieto no ha hecho (ni hará) ningún cambio en su gabinete; así la sociedad pida a gritos las renuncias de Rosario Robles Berlanga (SEDESOL), Luis Videgaray Caso (SHCP), Miguel Ángel Osorio Chong (SEGOB), Jesús Murillo Karam (PGR), y Emilio Chuayffet Chemor (SEP).

Ante tal escenario, los candidatos priistas tendrán trabajo doble: primero, convencer a la comunidad de que las estrategias del gobierno federal han sido las más acertadas; y segundo, generar un mecanismo de transparencia y honestidad personal, porque de nada servirá poner a aspirantes corruptos y lacras, quienes podrían encender más el enojo ciudadano.

¿Podrá el PRI sacudirse y proponer personas confiables?

Enorme el reto que el Revolucionario Institucional tiene por delante.

La oposición se fortalece, y el PRI necesita limpiar la casa, de otra forma el desastre electoral podría colapsar al presidente de la República y hacer añicos al partido que lo llevó al poder.

(Editorial)




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.