Enrique Peña Nieto, el gran perdedor

8 noviembre 2016

hillary_clinton-donald_trump

El momento más esperado para todos los estadounidenses, ha llegado. El día de hoy, la Unión Americana decidirá qué destino tomará para los próximos años: si optará por continuar con las políticas públicas, económicas y armamentistas de Barack Obama, o abrirá las puertas a la intolerancia y racismo.

Cualquiera de las dos opciones, tendrá repercusiones en todo el mundo, y México es el primer interesado en conocer los resultados de las votaciones presidenciales del martes 8 de noviembre.

Más allá del ganador, la política exterior mexicana, tendrá que dar un giro de 180 grados, ya que hasta el momento, la oficina de Relaciones Exteriores, solo ha servido de simple adorno y no como una eficaz dependencia que busque el beneficio de los connacionales en el extranjero.

La visita de Donald Trump a México, fue algo parecido al Apocalipsis

La última que se enteró de dicha llegada, fue Claudia Ruiz Massieu.

El magnate norteamericano llegó a nuestro país con la espada desenvainada, y trituró a las personas que se le pusieron enfrente, en este caso Enrique Peña Nieto y Luis Videgaray Caso, que fue el artífice del derrumbe presidencial.

Ante la llegada de Trump a nuestro país, Hillary puso distancia con Peña Nieto.

¿Ahora qué pasará si gana Hillary o Trump?

En cualquier escenario, Enrique Peña Nieto saldrá perdiendo, ya que permitió que el republicano lo ninguneara, pisoteara y destrozara, al tiempo de sentir el verdadero rechazo de una de las mujeres más poderosas de todo el mundo.

No creemos que México se vaya a colapsar ante el triunfo demócrata o republicano. Sin embargo, estamos conscientes que cualquier ganador, será una losa terrible para el poco tiempo que le queda a Peña Nieto como presidente.

Hay que aclarar: ni Clinton ni Trump, podrán violentar acuerdos comerciales con nuestro país, que rebasan cualquier cantidad de miles de millones de dólares. Ni los demócratas ni los republicanos, pueden alterar la economía que se mueve en la frontera entre Estados Unidos y México.

Es un millón de dólares por minuto lo que se maneja en los límites territoriales.

Es decir, a menos que pase una auténtica catástrofe, las cosas seguirán como siempre. El discurso de Donald Trump, en cuanto a la construcción de un muro para evitar que pasen indocumentados, fue más un slogan publicitario que una hipotética realidad.

Estados Unidos y México, no están preparados para hacer un cambio tan drástico.

Pase lo que pase, México y Estados Unidos seguirán funcionando igual.

El único que no funcionará igual será Enrique Peña Nieto, ya que gracias a su poca inteligencia y a su enorme ineptitud, ha permitido que Hillary Clinton y Donald Trump, lo vean como un estadista de quinta, y esto él solito se lo buscó, claro con el apoyo de Luis Videgaray Caso.

¿Hillary o Trump?

Los dos ya se frotan las manos para aplastar al presidente de México.

(Editorial)




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.