Escándalo sexual en los Tiburones de Veracruz

15 diciembre, 2018
En la imagen, Ángel Fuentes Olivares

El deseo de jóvenes jugadores por encontrar fortuna en un equipo profesional de fútbol, puede traer serias consecuencias, sobre todo si en su camino se encuentran a personas con un poder político inmenso.

Este es el caso de los Tiburones Rojos de Veracruz, equipo de primera división profesional, que tiene trato directo con Ángel Fuentes Olivares -fiscal de distrito local del municipio de Boca del Río y representante de jugadores-, el cual se aprovecha de los anhelos de los jóvenes, para abusar de ellos sexualmente.

La revista Proceso difunde un extenso reportaje sobre el lado monstruoso de Fuentes Olivares, quienes acomoda a jóvenes en el equipo veracruzano, siempre y cuando se dejen practicar el sexo oral.

Uno de los futbolistas afectados, levantó una denuncia contra Ángel Fuentes (conocido como El Pato), ante Procuraduría General de Justicia de Hidalgo, y la investigación podría develar una presunta complicidad entre el abusador, René Isidoro García (entrenador Sub 20) y el auxiliar Carlos Cazarín.

El caso está registrado en la Procuraduría con el número 12-2018-17366.

El denunciante señala a Proceso que Ángel Fuentes Olivares, supo de su desesperación por jugar, y que prácticamente lo obligó a saciar sus bajos instintos. “Me subió a su cuarto, me bajó el pantalón y me hizo sexo oral. Cuando terminó me dijo: Yo checo en la semana para que juegues. Me sentí sucio y pensé que ya no quería esto”, indicó el joven.

Añadió que el abuso sexual, ocurrió en una casa ubicada en el fraccionamiento Floresta. En ese lugar, había una cama matrimonial, un sofá, una televisión, un tocador y muchas cajas de zapatos.

Toda esa semana estuve pensando. Soñaba con matar a ese señor. De envenenarlo con la comida. De hecho, lo sigo soñando. A veces no puedo dormir bien. Luego trajeron a otro chavo en mi lugar, que también está con Ángel.

“Este chavo tenía semanas sin entrenar, incluso se sabía que estaba metido en problemas de drogas. Igual pensé: ‘A lo mejor éste se dejó más que yo, y yo tengo que hacer eso a la fuerza y de todas maneras ni me meten a jugar’. Era una manipulación. Ángel estaba abusando de su poder y de que puede hacer lo que quiere”.

El 9 de noviembre pasado el joven hidalguense se marchó de Veracruz. Tomó un camión rumbo a Pachuca a dónde llegó en las primeras horas de la madrugada. A su hermana ya le había contado lo que le ocurría. Cuando entró a su casa se lo dijo a sus padres.

Este escándalo es conocido por las altas esferas del fútbol mexicano. Diversos medios de comunicación deportivos, también han difundido este aberrante caso. Hasta este momento, ninguna autoridad ha actuado en contra Ángel Fuentes Olivares, mucho menos se ha emprendido una investigación exhaustiva.

El fútbol mexicano tiene un lado muy oscuro.

Es momento de que Ángel Fuentes Olivares, enfrente a la justicia.

El deporte mexicano, tiene que estar limpio de tanto estiércol.

Política y Estilo




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.