Henry Kissinger, quiso acabar con Cuba

2 octubre 2014

*El libro “El Canal Oculto Hacia Cuba”, relata los hechos.

El año de 1976 pudo haber sido una de las etapas más críticas para la paz mundial, luego de que se difundiera que en ese periodo, el secretario de Estado estadounidense Henry Kissinger, planeará minar y bombardear a Cuba, en respuesta a la decisión de Fidel Castro de enviar tropas a Angola.

El diario español El País, indica que el influyente funcionario norteamericano, tenía contemplado una respuesta militar soviética, que desencadenaría una guerra general. El plan se vino abajo por la victoria del demócrata Jimmy Carter.

Henry_KissingerDichos datos, se encuentran en el libro Back Channel to Cuba (El canal oculto hacia Cuba), de los investigadores William M. Leogrande y Peter Kornbluh, que fue presentado en la ciudad de Nueva York.

“Creo que vamos a tener que machacar a Castro. Pero no podemos hacerlo antes de las elecciones presidenciales (1976])”, dijo Kissinger al presidente Ford en un encuentro en la Casa Blanca el 25 de febrero de ese mismo año. “Estoy de acuerdo”, respondió Ford.

Kissinger, justificaba la acción militar contra la isla, para callar las voces que veían como debilitado al gobierno norteamericano por la retirada de sus tropas en la guerra contra Vietnam.

“Las circunstancias que podrían llevar a Estados Unidos a una operación militar contra Cuba deben ser lo suficientemente graves como para justificar posteriores medidas de preparación para una guerra general”, señala un documento interno.

Apenas hace unos días, Henry Kissinger (91 años de edad), elogió el trabajo político en México. “Cuando uno ha trabajado como secretario de Estado de los Estados Unidos, sabe que ningún país tiene un rol más permanente en la política exterior de los Estados Unidos que México.

“Particularmente en este momento, cuando lo que llamamos orden mundial es agredido desde tantas direcciones. Hay conflictos dentro de los Estados, hay conflictos entre Estados. Hay ataques en las fronteras que han sido establecidas y es difícil, a veces, encontrar una definición común de lo que estamos hablando.

“Tenemos el problema de que el sistema económico global es mundial y que el mundo permanece enfocado en el Estado-Nación. Cómo reconciliar todas estas tendencias, si es del todo posible, es el gran reto de nuestro tiempo”, añadió ante la presencia de Enrique Peña Nieto.




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.