Higinio Martínez Miranda, reta y provoca al presidente Andrés Manuel López Obrador

5 agosto, 2019

Hay una frase del famoso José Alfredo Jiménez que inmortalizó en la clásica canción El Rey: “una piedra en el camino, me enseñó que mi destino, era rodar y rodar…después me dijo un arriero que no hay que llegar primero, pero hay que saber llegar”.

Este preámbulo de la editorial, es el que debió utilizar en su discurso el senador Higinio Martínez Miranda, durante su “primer informe de actividades”. El mexiquense, creador del poco honorable Grupo de Acción Política (GAP), estuvo de manteles largo por su “espléndido trabajo legislativo”.

Al primer informe del dueño de las voluntades de la delegada federal, Delfina Gómez Álvarez, estuvieron más priistas que morenistas; de hecho se pensó que era un evento del tricolor, dado que las personalidades que estuvieron presentes, tienen grabada la ceniza de la corrupción en la frente. Aunque habrá que decir, que supuestos morenistas, ya también le han entrado bonito al mundo de las transas.

Nomás chequen quienes estuvieron en la fiesta de Higinio: el ex gobernador priista, Eruviel Ávila; el incondicional y dedo chiquito, Maurilio Hernández; los alcaldes Fernando Vilchis (Ecatepec), Gabriela Gamboa (Metepec), y Mariela Gutiérrez (Tecámac).

También acudieron la ineficiente Ruth Olvera (Atizapán de Zaragoza), el nuevo sirviente de Higinio, Raciel Pérez Cruz (Tlalnepantla), Elena García (Tultitlan), y Juan Hugo de la Rosa (Nezahualcóyotl). Estos presidentes municipales están reprobados por la ciudadanía, y tal vez pierdan si es que tienen el cinismo de reelegirse.

¿Qué tal la lista de invitados? Parece un pase de lista carcelario.

Pero fíjense estimados lectores que “estas y estos”, fueron lo menos escandaloso.

Lo que realmente llamó la atención, fue cuando Higinio Martínez Miranda, se dirigió al presidente Andrés Manuel López Obrador, con un tono desafiante, echado pa´ delante, envalentonado, sin respetar la investidura, mucho menos las reglas de la política mexicana.

“Mi amistad con AMLO me han obligado a expresar públicamente mi opinión contraria a decisiones del Ejecutivo federal. No estoy arrepentido ni avergonzado, ni ando por los rincones ocultando idea alguna.

“Por eso mi posición sobre la cancelación del nuevo aeropuerto en Texcoco no se ha modificado. La exprese públicamente. Seguro estoy que con el nuevo gobierno todos los peros que le pusimos a ese proyecto se corregirían. No fue así.

“Se canceló el proyecto en Texcoco y se cambió a Santa Lucia, municipio de Tecámac. Decidí entonces, respetar la decisión del Ejecutivo Federal sobre el cambio de sede”, expresó el ahora abiertamente precandidato a la gubernatura del Estado de México.

Cuando Martínez Miranda dijo esto, todos se voltearon a ver entre sí con una sonrisa de oreja a oreja, sobre todo los priistas y los empresarios que llevan en su alma y en su mente los colores tricolores. De hecho alguien expuso abiertamente, “¿el senador es amigo o enemigo de López Obrador?”.

Tengo varias preguntas para Higinio.

¿Por qué tenía que sacar el tema de la cancelación del aeropuerto de Texcoco? ¿No era un punto totalmente cerrado para el presidente López Obrador y para los empresarios? ¿No era su informe un acto de señalar sus puntos buenos y no para recordarle a Andrés Manuel que no todos están de acuerdo con sus decisiones?

¿No será que Martínez Miranda también perdió mucho por la cancelación del aeropuerto de Texcoco? ¿Acaso la llama del aeropuerto que supuestamente estaba apagada, la quieren volver a encender con una muy macabra intención? ¿El discurso de Higinio fue un mensaje para el Ejecutivo Federal o para el gobernador Alfredo del Mazo?

Sin duda, el doctor Higinio se inyectó adrenalina poco común.

El senador está mostrando su verdadero rostro.

¿No será que ya se hartó de MORENA y ahora quiere (otra vez) ser del PRI?

¡Muchas felicidades por su informe, señor senador!

Por Luis Enrique Rocha. @luis_journalist




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.