Hoy, Toma Protesta, el Nuevo Presidente de Chile.

10 marzo 2010

Con la llegada al poder del conservador Sebastián Piñera, Chile inicia un nuevo ciclo político que pone fin a veinte años de gobiernos de la Concertación, la coalición progresista a la que el futuro presidente ha pedido “sentido de la unidad” para afrontar la tragedia que vive el país.

Hace diez días, la mente de Sebastián Piñera estaba puesta en cómo cumplir las ambiciosas promesas que hizo durante la campaña electoral y con las que logró el apoyo de 3,5 millones de chilenos, el 30 por ciento de la población en edad de votar. “Queremos un cambio que signifique un mejor futuro, especialmente para la gente más humilde, la gente del campo y la gente de las regiones, que han sido los grandes postergados en los gobiernos de la Concertación”, había dicho Piñera durante campaña electoral. Y precisamente a esa gente fue a la que la Naturaleza golpeó brutalmente el pasado 27 de febrero con un terremoto que devastó las regiones del Maule y Biobío, con un balance provisional de medio millar de muertos y dos millones de damnificados.

Según la mayoría de los analistas, la presidencia de Sebastián Piñera no debería diferenciarse mucho de la línea seguida por los gobiernos de la Concertación, un modelo que combina la economía de mercado y el sistema de protección social y que hasta el terremoto parecía haber garantizado la estabilidad social y la prosperidad económica.




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.