Huixquilucan vive una gran transformación

25 Enero 2016

Enrique_Vargas_Del_Villar

Desde el momento en que Enrique Vargas del Villar ocupó la presidencia municipal de Huixquilucan, se observó un cambio radical en la forma de trabajar. Desde la organización en cada oficina de gobierno hasta la respuesta casi inmediata en los rubros de servicios públicos, seguridad pública y protección civil. En este contexto, todo ha sido eficiente.

Provocar que la gente vuelva a creer en sus instituciones, no es una tarea fácil, pero tampoco imposible, y esto lo sabe muy bien el alcalde panista de Huixquilucan, quien hoy día empieza a despertar una sana inquietud en los ciudadanos de las zona popular y residencial, en los empresarios, en los comerciantes, en los académicos de las universidades más importantes, en los maestros de las escuelas públicas, en analistas políticos.

Es decir, para que en todo el país, el nombre de Enrique Vargas del Villar empiece a causar un ánimo positivo, es porque al inicio de su gobierno, se ha erradicado la corrupción, se han acabado las transas y el abuso del poder, y se ha cumplido el objetivo de atender las demandas más apremiantes de la comunidad.

No cabe duda: no hay PRI que dure cien años en Huixquilucan.

Los críticos seguramente dirán que no hay que echar las campanas al vuelo, que aún es muy tempano para hacer una valoración, que queda mucho camino por delante, y en todo eso tienen razón. Pero el motivo de esta editorial, es para señalar que así como todo lo que empieza mal termina mal, también todo lo que empieza bien es un muy buen augurio para todos los sectores sociales.

¿Alguien conoce de alguna grilla barata en el gobierno panista de Huixquilucan? ¿Existe en estos momentos alguna acusación contra algún funcionario municipal por ser prepotente, grosero o déspota? ¿Cómo ha visto la ciudadanía el hecho de que el mismo alcalde esté al pendiente de los operativos de seguridad en el transporte público?

Estos cuestionamientos no son para vanagloriar a alguien, sino para que se tenga un precedente casi exacto de que con trabajo, dedicación, inteligencia y visión, todas las políticas públicas pueden resultar no solo eficientes, sino incluso trascendentales.

Enrique Vargas del Villar ha dicho en todas las entrevistas de televisión, radio, prensa escrita, y portales informativos, lo siguiente: él hará que Huixquilucan sea el mejor municipio de todo México, y al paso que va, seguramente lo logrará con creces y con muchos reconocimientos.

Lleva un mes gobernando Huixquilucan, y Vargas del Villar ha conseguido uno de los trofeos más importantes: que la ciudadanía acuda al Palacio Municipal para que los funcionarios atiendan su demanda y la resuelvan con prontitud.

En resumen, la gente ya cree en un gobierno municipal, y esto es para la historia.

Sin duda, Enrique Vargas del Villar es una buena noticia política.

(Editorial)

p.d. He aquí un apunte mayor: en el primer mes del gobierno panista de Huixquilucan, ya fueron despedidos importantes funcionarios, entre ellos el Tesorero Municipal. Su ineficiencia no fue tolerada por el alcalde. ¿Así o más exigente?




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.