Investigación de la UNAM, revela la interacción del cerebro humano

28 mayo 2014

UNAM_Cerebro_Humano

*El estudio, se publicó en la revista Scientific Reports de Nature Publishing Group.

La conexión emocional que eventualmente experimentan dos personas al desarrollar juntas una idea creativa o al compartir un baile o un acto amoroso va más allá de una sensación; es una interacción real entre los cerebros de ambos individuos, revela un estudio realizado por científicos del Instituto de Investigaciones en Matemáticas Aplicadas y Sistemas (IIMAS) de la UNAM.

Con un modelo computacional propio, Tom Froese, David Rosenblueth y Carlos Gershenson, del Laboratorio de Sistemas Auto-organizados de esa entidad, se dieron a la tarea de comprobar que el cerebro humano no actúa aislado y es capaz de extender sus conexiones más allá de su propio sistema para funcionar junto con el de otro individuo, siempre que exista una identificación en el campo afectivo, intelectual o social.

“Los humanos somos seres biológicos, sociales y culturales. Aprendemos y avanzamos siempre con el uso de la retroalimentación con el medio exterior y con los otros sujetos. Una forma de ir de un área a otra es mediante la interacción, que va desde lo celular hasta lo cultural.

“Creamos un modelo de simulación computacional en el que dos agentes corporales coordinan su interacción entre ellos. Cuando se analizaron los cerebros artificiales de los agentes involucrados en el experimento descubrimos que formaron un sistema unificado de dinámica neural.

“Pero además esos órganos ahora exhibían propiedades más complejas, que hubiese sido imposible que emergieran en el de un agente en aislamiento”, destacó Froese, quien es maestro en ciencias computacionales, doctor en ciencias cognitivas y co-autor de la investigación difundida en febrero en un artículo de la revista Scientific Reports de Nature Publishing Group.

Para pasar de la teoría a la práctica y de un modelo teórico-computacional a otro donde se midiera la experiencia entre personas reales, Froese y sus colegas del IIMAS se unieron con los científicos Hiroyuki Iizuka, de la Universidad de Osaka, y Takashi Ikegami, de la Universidad de Tokio, para implementar un ambiente de realidad virtual y explorar la interacción humana en la vida real.

Para comprobar este planteamiento, el equipo internacional desarrolló un experimento psicológico, consistente en separar físicamente a varias parejas que interactuaban entre sí mediante la realidad virtual, con ayuda de una computadora y un mouse. Al tocar un objeto virtual, el participante sentía una pequeña vibración en la mano. “Cada quien debía localizar a su par evitando objetos distractores que copian el movimiento de otro sujeto, pero que no respondían al contacto”, expuso.

Los resultados arrojaron que la mayoría de los participantes pudieron sentir el contacto físico con su pareja en la realidad virtual, algo que no ocurrió al tocar otro objeto. “Esa sensación se caracterizó por un mutuo reconocimiento”, resumió Froese.

En la mayoría de los casos, si uno reconoció a su compañero, éste hacia lo mismo casi de inmediato. Al final del experimento, ambos describieron haber experimentado la clara presencia del otro. “Esta evidencia experimental refuerza la hipótesis de que las personas pueden compartir genuinamente una experiencia, siempre y cuando el uno responda al otro y viceversa”, destacó.

En su estudio, Froese y sus colegas demostraron desde las ciencias de la computación que el “nosotros” sí existe.

(Comunicado de la UNAM)




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.