Estudiantes del I.P.N., elaboran nutritivas hamburguesas con carne de caracol

19 agosto, 2013

I.P.N.Las alumnas María Fernanda González Durán y Miriam Itzel Hernández Cañedo –pertenecientes al Centro de Estudios Científicos y Tecnológicos (CECyT-15) “Diódoro Antúnez Echegaray” del I.P.N. localizado en la Delegación Milpa Alta- elaboraron hamburguesas enriquecidas con carne de caracol y soya, de fácil digestión y con un bajo contenido en grasa.

De esta manera, las destacadas estudiantes de educación media superior, realizaron dicho alimento, con el propósito de elevar el consumo de proteínas y aminoácidos esenciales en la dieta de la población mexicana. La soya, contiene isoflavonas, que logran regular el balance hormonal en mujeres, además de prevenir la osteoporosis y actuar como antioxidantes, explicaron las jóvenes.

“La importancia nutricional de la soya radica en que contiene los tres macronutrientes esenciales para el ser humano: proteínas, carbohidratos y grasas saludables; aporta vitaminas y minerales como calcio, hierro y ácido fólico que en su conjunto coadyuvan a disminuir el riesgo de enfermedades cardiovasculares, previene la osteoporosis, estabiliza los niveles de azúcar en la sangre y es una importante fuente de fibra”, detallaron.

El portal del Instituto Politécnico Nacional, difunde el gran trabajo de las alumnas, añadiendo que el 70 por ciento de su producto, está elaborado con carne de caracol de jardín, el cual posee un alto valor nutritivo y una escasa cantidad de grasa. El caracol, es de fácil digestión y posee el 98 por ciento de los aminoácidos esenciales para el ser humano, así como un variado contenido de minerales como magnesio, potasio, sodio, calcio, hierro, zinc y vitamina C.

El alimento, es una opción saludable en la alimentación de personas con altos niveles de colesterol o triglicéridos en la sangre, así como para quien padece raquitismo por su elevado contenido de sales minerales y hierro; por la poca grasa que posee la pueden ingerir enfermos del hígado, de arteriosclerosis y quien sufre de obesidad, aseguraron.

Para poder elaborar el producto, se recolecta el caracol; comienza la etapa de purgado -en la cual se mantiene a los caracoles en viveros sin vegetación para proporcionarles como único alimento harina de trigo, hojas de lechuga y hierbas finas– y finalmente, se desconcha para combinarlos con la soya. El alimento cumple con las especificaciones de la Norma Oficial Mexicana NOM 122SSA1-1994.

@IPN_MX




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.