Javier Jiménez Espriú, “escondió” departamento en Houston valuado en 6.6 millones de pesos

11 febrero, 2019

Los escándalos políticos al interior del gobierno mexicano, están derrumbando el discurso de honestidad y transparencia del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien no puede salir del hoyo en el que lo ha metido su mismo equipo de trabajo.

Para muestra está la información que el diario Reforma difundió en exclusiva: el Secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú, posee desde el 2016 un condominio de unos 6.6 millones de pesos en la ciudad de Houston.

La lujosa propiedad no aparece en su declaración patrimonial. Jiménez Espriú, ejerce la posesión del condominio 603 de la Torre Briar Place, a través de “Houston Relais Real Estate”, compañía que él mismo formó el 9 de enero del 2016, y que controla como único director.

El titular de la SCT es casi vecino del penthouse de Olga Sánchez Cordero. Reforma también difundió que la Secretaria de Gobernación, es dueña de un penthouse de aproximadamente 11.1 millones de pesos en Houston, Texas, el cual por supuesto no está en su declaración.

Valuado en 346 mil dólares, unos 6.6 millones de pesos, el departamento fue adquirido por “Houston Relais Real Estate” el 29 de febrero del 2016, a través de una operación de transferencia por parte de quien era su antigua propietaria, la señora Elisa Margarita Gutiérrez, esposa del hoy funcionario federal.

“La transferencia es entre Elisa Margarita Gutiérrez de Jiménez y ‘Houston Relais Real Estate Inc’ y debe considerarse como contribución en capital a la compañía valuada en un precio inicial de compra de 165 mil dólares… más renovaciones por 50 mil dólares“, dice la escritura pública del departamento.

En su declaración del 26 de diciembre disponible en DeclaraNet, Jiménez Espriú accedió a hacer públicos sus datos patrimoniales, pero declaró no poseer ningún bien inmueble a su nombre. El funcionario no menciona su vínculo con “Houston Relais Real Estate”. El departamento cuenta con una extensión de 158 metros cuadrados.

De esta forma, Jiménez Espriú se une al grupo de funcionarios federales deshonestos.

López Obrador se hunde, y la ciudadanía ya no le cree ni un ápice.

Es momento de que el presidente corra a los funcionarios corruptos.

Política y Estilo




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.