Jesús de Nazaret: conflicto político y esperanza

28 marzo 2013

Palestinos_JudíosImposible pensar y tratar de comprender los últimos momentos de vida de Jesús de Nazaret: humillación, miedo, tristeza, sufrimiento, agotamiento psicológico, decadencia de la fuerza física. Estos padecimientos, se dejaron sentir en un lapso de tiempo muy corto, según las escrituras bíblicas, las cuales, tampoco ofrecen una precisión exacta de cuánto duró el calvario, tomando en cuenta la aprehensión del nazareno, su juicio exprés, el castigo, y por consiguiente, su crucifixión.

Miles de años han pasado de este acontecimiento que cimbró el pensamiento de la humanidad, y aún el tema sigue siendo debatido por eruditos, analistas, expertos y estudiosos. Para precisar un dato, Jesús aún no es reconocido como Mesías en su tierra natal, Israel. Los judíos, no acaban de comprender en qué momento vino a la Tierra el Hijo de Dios; es más, los párrafos del libro de Isaías –el profeta que describió la vida del nacido en Belén– no están aprobados por los rabinos.

En Israel, aún esperan la llegada de Jesús, a pesar de que Josefo –el historiador israelita por excelencia- sí habla en sus escritos de que existió un hombre llamados ‘Jesús’, definiéndolo como una persona sabia que habitó en la época de Poncio Pilatos. Sin embargo, este dato no es trascendental para los momentos recientes de los israelitas. Pero si ellos niegan eso, habría que preguntarse, ¿por qué Israel y Palestina están en constante guerra? Los estudiosos, van más allá de un conflicto político, y ponen en el centro a Jesús, por haber nacido en Belén, territorio palestino.

¿Cuál es el papel político de Jesús en la época actual? La pregunta por sí sola pudiera parecer incoherente, pero si Barack Obama, potencializa su cristianismo en sus discursos; si Irán, Irak, Egipto, Siria, clavan su total odio en contra de Israel; y si el actual Papa Francisco, habla de una reintegración total a la prédica del profeta mayor, y pide que se vea más por los débiles, pobres y humildes; entonces Jesús está más vivo que nunca en el presente mundial.

La llegada del Anticristo, será la negación de Jesús, y este será el dueño absoluto de la humanidad, pero para que este suceso pase, aún quedan muchos escenarios que resolver: primero, Israel tiene que verse acorralado por todos los ejércitos del mundo, deseando su destrucción total y el aniquilamiento de cualquier hombre y mujer nacido en ese lugar; segundo, Estados Unidos, aprobará su ataque; y tercero, en el mundo habrá paz y seguridad.

¿Qué es lo que deseamos en todo el mundo? Paz y seguridad ¿En qué se parecen los discursos del Vaticano, Estados Unidos, Israel, Rusia, China, Irak, Irán, Siria, Egipto, India, Inglaterra, Francia, Alemania, Suiza, Holanda, Italia, Grecia, Sudáfrica, Brasil, Argentina, Chile y México? En que no hay un solo día en que no promulguen las palabras ‘paz y seguridad’. Al parecer las profecías bíblicas, no son tan equivocadas como lo piensan las autoridades judías.

En fin, a miles de años de la crucifixión de Jesús de Nazaret, su imagen es más fuerte que nunca. A pesar de que las iglesias, sigan manifestándolo como una persona ensangrentada y humillada, también habría que recordarles a los católicos, y a todas las denominaciones protestantes, que Jesús predicó hablar con la verdad, proteger a los desamparados, amar al prójimo, ser honestos y dar comida a los pobres. ¿Quién cumple con las enseñanzas del hombre que transformó a la humanidad?

Jesús, es esperanza; la política y la Iglesia, una piedra en el camino.

POR LUIS ENRIQUE ROCHA

@luis_journalist




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.