Jesús de Nazaret, misterio y esperanza

30 marzo 2018

La semana santa o semana mayor, es una tradición mundial que recuerda o conmemora el sufrimiento del Hijo de Dios, durante su paso por este mundo. Las crónicas de los Evangelios (Mateo Marcos Lucas Juan), nos muestran la angustia y la terrible muerte del profeta mayor.

Los escritos bíblicos, señalan que Jesús de Nazaret fue uno de los hombres más sabios, amorosos y misericordiosos, que existió en el planeta Tierra. Su filosofía, sus reflexiones, su legado de verdad y amor al prójimo, marcaron un antes y un después en todas las épocas.

El abreviar “antes de Cristo” (a.C.) y “después de Cristo” (d.C.), es un homenaje universal hacia la persona que nos hizo ver el paraíso a través de la palabra y la acción. El nombrar a Jesús de Nazaret, hace que todavía se nos enchine la piel y sintamos emoción especial.

¿Pero por qué los Evangelios dicen una cosa y los obispos, pastores y líderes religiosos, dicen otra? ¿Por qué ese temor de los representantes de la Iglesia de mostrar al Jesús terrestre y extraterrestre?

Tendría que abarcar miles de cuartillas para poder acercarme una mínima parte a lo que fue y significó para la humanidad, el también llamado “galileo”. Sin embargo, trataré de profundizar dos o tres aspectos de los que nadie habla.

Primera interrogante: ¿por qué la Biblia no dice nada acerca de la niñez y juventud de Jesús? Ante esta pregunta, es necesario remontarnos a la cultura de los Esenios. Esta sub cultura, fue la que pudo haber albergado al Cristo, sobre todo porque se trataba de una sociedad pulcra, disciplinada, alejada de vicios, honesta y trabajadora.

Ahora, ¿el haber pertenecido a esa comunidad fue algo horroroso para la Iglesia? ¿Por qué es tan malo señalar que Jesús fue educado y formado por gente humilde, la cual lo enriqueció más en mente y espíritu? Entonces, si queremos saber más de la niñez y juventud de Jesús, es preciso investigar sobre los Esenios.

Segunda interrogante: durante el proceso de tentación del Diablo hacia Jesús, el mismo ángel caído duda de la personalidad de Jesús. Esto se fortalece cuando Satanás le exige: “si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en pan” “Si eres Hijos de Dios, échate al vacío”.

La Biblia señala que Jesús soportó todos los cuestionamientos del Diablo, pero he aquí la duda: ¿por qué Dios Padre permitió que Lucifer tentara a su Hijo? ¿Dudaba Dios Padre de su Hijo? ¿Pensaba Dios Padre que Jesús podría traicionarlo? ¿Es pecado pensar que Dios Padre envió a Jesús ante Satanás, porque el ángel caído es el dueño absoluto de la Tierra, y nada puede pasar sin su consentimiento?

Tercera interrogante: al ver Jesús las necesidades de amor y protección de todo un pueblo,¿tuvo la inquietud de alterar el rumbo de la historia y quedarse por siempre con nosotros? Esta hipótesis puede reforzarse al revisar las palabras del Maestro antes de su muerte.

“Padre mío, si es posible, que pase de mí esta copa, pero que no sea como yo quiero, sino como tú quieras”, exclamó el hermano mayor horas antes de que Judas lo besara, marcando con esto un momento histórico para toda la humanidad.

Son muchísimos los aspectos de Jesús que tendríamos que analizar de una manera profunda y respetuosa, y estoy seguro de que la mente humana, aún está muy pequeña como para comprender el pensamiento, las acciones y la vida de Jesús de Nazaret.

Estamos ciertos de que las mujeres y los hombres de cualquier creencia o religión, tienen como tema central y de debate al Hijo de Dios. De algo podemos sentirnos orgullosos los humanos: un ser lleno de sabiduría, amor y misericordia, estuvo entre nosotros.

Para tratar de finalizar este escrito, muestro un aspecto más relevante de la esencia extraterrestre de Jesús de Nazaret. En los días de profundo martirio y tortura, el Maestro fue llevado a Poncio Pilato, quien como jefe de Estado y como hombre de enorme inteligencia, lo cuestionó con mayor razonamiento y filosofía.

El libro de Juan versículo 18 capítulo 33, nos lleva a un diálogo filosófico profundo.

“Entonces Pilato le preguntó a Jesús: ‘¿eres tú el Rey de los Judíos?’ Jesús respondió: ‘Esto lo dices por tu cuenta o porque otros te lo han dicho de mí´’. Pilatos respondió: ‘¿acaso soy yo judío? Tu nación y tus sacerdotes te han entregado a mí. ¿Qué has hecho?’.

“Jesús le respondió: ‘mi Reino no es de este mundo; si mi Reino fuera de este mundo, mis servidores pelearían para que yo no fuera entregado a los judíos; pero mi Reino no es de aquí’.

“Le dijo entonces Pilato: ´¿luego eres tú rey? Respondió Jesús: ‘tú dices que yo soy rey. Yo para esto he nacido, y para esto he venido al mundo, para dar testimonio de la verdad. Todo aquel que es de la verdad, oye mi voz’.

“¿Qué es la verdad?”, finalizó el diálogo el representante del Imperio Romano.

Hay infinidad de escritos y anécdotas sobre Jesús que jamás terminaremos de aclarar.

Los tiempos, el tiempo y la mitad de un tiempo, pasarán.

Ayer, hoy y mañana, Jesús representará la gran esperanza.

No es malo debatir y analizar.

Lo malo es quedarse callado y ser esclavo de la religión.

Por Luis Enrique Rocha Garnica @luis_journalist




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.