Joven mexicano, obtiene anticancerígenos del agave tequilero

5 Junio 2015

Alan_Alexis_Heredia_Zepeda

*Alan Heredia Zepeda, participará en concurso internacional.

El estudiante de Prepa Ibero, Alan Alexis Heredia Zepeda, obtuvo compuestos anticancerígenos de residuos del agave de tequila, por medio de un proceso biotecnológico que desarrolló específicamente para participar, por iniciativa propia, en el concurso de ciencia y tecnología on line Google-Science Afair.

Alan, quien apenas cursa el primer año de bachillerato, recurrió al apoyo del ingeniero Javier Larragoiti Kuri, su profesor de Química en Prepa Ibero, y de la maestra Lorena Pedraza Segura, académica del Departamento de Ingeniería y Ciencias Químicas de la Universidad Iberoamericana; con quienes trabajó en el Laboratorio de Bioingeniería de esta institución de educación superior.

Con el fin de que su proyecto científico beneficie a la sociedad, Alan determinó junto con Larragoiti someter a un proceso fermentativo un residuo lignocelulósico, para dar un uso a la basura orgánica, y a partir de ésta obtener sustancias benéficas para la salud de las personas.

Para dotar de sustentabilidad ecológica al proyecto e insertarlo en la línea de investigación Producción de biocombustibles y productos químicos a partir de residuos lignocelulósicos bajo la estructura de una biorrefinería, encabezada por Pedraza, se decidió utilizar el agave, planta usada en la industria tequilera, de la cual anualmente se producen 120 mil toneladas de desechos en México.

De las pencas del agave Alan y sus asesores han extraído carotenoides, compuestos naturales que se encuentran en plantas y animales, y que son de suma importancia para la alimentación, salud y economía de la gente, pues se ha demostrado que son excelentes suplementos alimenticios, ya que su ingesta inhibe la formación de algunos tipos de células cancerígenas y actúan como antioxidantes.

Además se emplean como aditivos en la alimentación del camarón y el salmón, para que estos mariscos obtengan su coloración rosada.

La producción de los anticancerígenos

A grandes rasgos, Alan explicó que para lograr la producción de carotenoides se hidrolizó la celulosa presente en los residuos orgánicos; primero mediante un tratamiento termoquímico y posteriormente con uno enzimático. La glucosa obtenida, proveniente de la celulosa, se utiliza en una fermentación efectuada por la levadura Rhodotorula mucilaginosa.

El licor obtenido después de la hidrólisis del agave es enriquecido con diversos compuestos, para que la levadura pueda crecer y desarrollarse de manera óptima. Posteriormente, la Rhodotorula mucilaginosa es pasada del inóculo a un medio de cultivo, donde durante 47 horas de fermentación la levadura produce astaxantina, el anticancerígeno.

La concentración máxima de astaxantina obtenida en el Laboratorio de Bioingeniería de la Ibero fue de 3.11 miligramos por litro, a partir de una concentración inicial de 10.22 gramos por litro de glucosa. “Lo más alto que está reportado hoy en día, y por medios sintéticos, ni siquiera aprovechando residuos, son 30 miligramos por litro. Al proceso de Alan todavía le falta la optimización, que cuando se haga, alcanzará un valor mucho mayor al de ahora”, aseveró el ingeniero químico Javier Larragoiti.

Sobre la astaxantina cabe resaltar que al inhibir el cáncer, y ser un potente antioxidante comparable con la vitamina E, por beneficiar a la salud celular, piel y vista, cada día se populariza más como suplemento para la dieta humana y aditivo en la nutrición deportiva (en forma de cápsulas de gel).

(Información de la Universidad Iberoamericana )




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.