Juan Gabriel, el alma de México

28 Agosto 2016

Muere_Juan_Gabriel

La vida de Juan Gabriel podría resumirse en dos palabras: amor y alegría. En todo México, en todo Estados Unidos, en toda América Latina, no hubo una sola persona que no entonara las canciones del llamado Divo de Juárez.

“Todas las mañanas se asoma en mi ventana el señor sol, doy gracias a Dios por otro día más”, era la frase clásica que se utilizaba para un saludo, un buen deseo, una buena expectativa o una bendición.

Juan Gabriel fue algo más que un gran músico y compositor; fue el ser humano que se sumergió en nuestra felicidad, en nuestra pena, en nuestras tristezas, en nuestras amarguras, en nuestros desamores, en nuestros triunfos y fracasos.

“Amor eterno e inolvidable, tarde o temprano estaré contigo para seguir amando”, era el himno que adoptamos todos para expresarle a la mamá viva o fallecida el amor, la admiración, el cariño y respeto.

Alberto Aguilera Valadez, no solo llevó a México a ser reconocido en todo el mundo, sino que además, fue el embajador de la paz y la concordia. Mujeres, hombres, jóvenes, niños, adultos mayores de cualquier país, sonreían cuando veían en el escenario o en una entrevista al mítico cantante que venció su propia desgracia infantil y juvenil.

“No tengo dinero ni nada que dar, lo único que tengo es amor para dar”, es la respuesta que seguimos utilizando cuando alguien nos pide dinero o nos reclama el pago de un préstamo. Esas palabras, también son utilizadas cuando alguien quiere salir de fiesta y exhorta a que lo inviten.

La vida y obra de Juan Gabriel, será inmortal.

En estos momentos, el corazón de México también ha dejado de latir, al conocerse el fallecimiento del gran músico mexicano. Su muerte, inoportuna e increíble, deja a un pueblo ahogado en el llano y la tristeza.

Nadie puede imaginar a México sin Juan Gabriel.

Guardando toda proporción, podemos decir que Juan Gabriel ha causado la misma conmoción que cuando se anunciaron las muertes de Diego Rivera, Rufino Tamayo, Frida Khalo, Agustín Lara, Octavio Paz, Carlos Fuentes, María Félix, Dolores del Río, Mario Moreno “Cantinflas, Pedro Infante, Jorge Negrete, Carlos Monsiváis, Roberto Gómez Bolaños “Chespirito”, Lola Beltrán.

Juan Gabriel fue la vida de todo un país; ahora es ya el alma de México.

Tendríamos que escribir miles de páginas para acercarnos a una mínima parte de lo que en realidad representó para el país, este hombre maravilloso.

Nadie como Alberto Aguilera Valadez.

Nadie como el Divo de Juárez.

Descanse en paz, Juan Gabriel.

Hoy el mundo despide a un ídolo en toda la extensión de la palabra.

(Editorial)




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.