Kate del Castillo, gobernadora

30 noviembre 2016

kate_del_castillo_edomex

La enorme decepción que han causado a la ciudadanía el PRI, PAN, PRD, PVEM, MORENA y PT (y cuanto partido político exista), tiene su origen en la enorme corrupción, el abuso de poder y el enriquecimiento ilícito, que han alentado a cada instante los representantes populares de dichos institutos políticos.

No hay nadie que se salve, todos están hechos de la misma tela; y en vez de que los partidos se esfuercen por ofrecer otro rostro a la sociedad, tal parece que disfrutan más hacer el mal y ser señalados, que inspirar respeto y reconocimiento.

Ejemplo de todo lo malo que puede ocasionar un político, está en el Estado de México, donde los representantes populares aplican el viejo slogan del americanismo deportivo “ódiame más”; pero ese “ódiame más”, ya está rebasado, y ahora podría utilizarse el término “nunca más vuelvas a votar por mí”.

Ese descontento y odio hacia la clase política, permite que la comunidad deseé con todas las fuerzas de su corazón, que llegue el momento de las votaciones para mandar al carajo a todos los candidatos, o pagarles con la moneda más despreciable: el abstencionismo.

Pero esta condición podría cambiar, en caso de que llegue una mujer u hombre con amplio reconocimiento público, donde se le conozca más por sus destacados trabajos en otros ámbitos, que en el rubro político.

Es aquí donde entra la figura de Kate del Castillo, quien en estos momentos, trabaja por impugnar todos los malvados candados que puso el Instituto Electoral del Estado de México (IEEM), a los llamados candidatos independientes, con tal de que estos no les hagan sombra a quienes vayan a competir por algún partido político tradicional.

Los empresarios, comerciantes, estudiantes, académicos, amas de casa, ejecutivas, obreras, empleadas, y en general todos los sectores, no verían nada mal el votar por una mujer que ha sido atacada y desacreditada por el gobierno más corrupto y ruin que haya existido en la historia de México.

Acusada injustamente de ser parte de una circunstancia judicial, Kate del Castillo, ha podido doblegar en más de una ocasión, a la administración de Enrique Peña Nieto, por el caso de la captura de Joaquín Guzmán Loera (a) El Chapo, a quien según le encontraron mensajes en su celular dirigidos a la famosa Reina del Sur.

Han pasado meses de la captura del famoso narcotraficante, y hasta ahorita, Peña Nieto y sus secuaces, no han podido comprobar un vinculo fehaciente que compruebe una relación estrecha entre la actriz y el líder del Cártel de Sinaloa.

¿Emprender un proyecto cinematográfico es delito?

Si nos vamos a la balanza, tal vez sería más delito comprar lujosas mansiones (Casa Blanca); despilfarrar decenas de millones de dólares para tener contenta a la Gaviota; subirle los precios de la luz, gasolina y la canasta básica, a un pueblo que está literalmente entre la espada y la pared.

Estos sí son delitos hasta comprobables.

En un país de leyes, Peña Nieto ya no sería presidente desde hace mucho.

Más aún: en un país de leyes, Kate del Castillo ni siquiera habría sido investigada ni injuriada por el simple hecho de haber platicado con un oscuro personaje. Tal vez, lo que le duele a Enrique Peña Nieto, es que una mujer honesta y valiente, haya logrado lo que el gobierno peñista nunca tuvo la capacidad de hacer: encontrar al Chapo Guzmán.

Lejos de alentar enojo y repudio hacia Kate del Castillo, el gobierno federal logró como siempre lo contrario: hizo que la sociedad mexicana, se pusiera la camiseta de la actriz, y la defendiera ante el ataque feroz de un sistema que es comparable al estiércol de los animales (con perdón de los animales).

En pocas palabras, Kate del Castillo podría aparecer en las boletas electorales para elegir al nuevo gobernador del Estado de México en 2017, lo cual por supuesto, ocasionaría un enorme debate entre la ciudadanía y medios de comunicación a nivel internacional.

En caso de darse esta circunstancia, Kate del Castillo daría una enorme batalla al PRI, PAN, PRD y MORENA, porque el hartazgo social ya llegó al límite de lo inimaginable; y aunque todos los seres humanos cometemos errores, hay algunos que hacen del error su principal virtud, sino habrá que preguntarle a Enrique Peña Nieto.

¿Alguien votaría por Kate del Castillo para gobernadora del Edomex?

Seguramente millones de mexiquenses ya dijeron que sí, y están dispuestos a darle la oportunidad y confianza a una mujer que cuenta con una enorme simpatía social, y aunque habría que aclarar que no está vinculada a la política, también habría que preguntar quién sabe realmente de política en este México herido, mancillado y ultrajado, por sus propios políticos.

Yo votaría por Kate.

Ojalá la actriz pueda quitar los candados baratos al IEEM.

En caso de no ser así, ya se dio el primer aviso.

El poder político está por derrumbarse; juntémonos para hacer más rápido la caída.

Por Luis Enrique Rocha. @luis_journalist




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.

Por eso y más mi voto y el de mi familia y colonia es por MORENA

wpDiscuz