La corrupta Selección de Fútbol

23 julio 2015

México_Panamá_2015

Lo sucedido la noche de ayer en Atlanta, Estados Unidos, provocó que todos los funcionarios corruptos de la CONCACAF, temblaran y sudaran, ante el valor de 11 valientes deportistas.

Corría el último minuto de juego entre las selecciones de México y Panamá, cuando el árbitro, marcó un penal en contra de los centroamericanos, lo que los perjudicó seriamente, y los dejó fuera de la final para conquistar la Copa de Oro.

El penal no existió nunca, pero la sanción pasó a segundo plano; en un momento glorioso, millones de televidentes, presenciamos el retiro de la cancha de los jugadores panameños, quienes evidenciaron un valor personal inigualable y una dignidad incomparable, ante el atraco deportivo que habían sufrido.

Los futbolistas panameños, le mostraron al mundo entero que un puñado de hombres honestos, sí pueden derrumbar a toda la suciedad, escoria, maldad y bajeza, que existe en cada rincón del fútbol mundial, empezando por la FIFA.

Después de varios minutos de estar fuera de la cancha, los panameños regresaron, México anotó el penal y calificó a la final, ganando en tiempos extra dos goles a uno; el “triunfo” de la selección nacional, ha avergonzado a más de 80 millones de mexicanos.

Por cierto, los panameños deberían de darles clases de dignidad al Piojo Herrera y a Andrés Guardado.

Fuera del aspecto futbolístico, hay varias situaciones que realmente dejan muy mal parado a nuestro país en el extranjero, y eso incluye a los rubros político, social y económico. Para desgracia de quienes trabajamos y nos esforzamos honestamente, México se ha convertido en el HAZME REIR de todo el mundo.

En nuestro país, pueden desaparecer 30 estudiantes normalistas, y no pasa nada; la esposa del presidente, puede comprar una mansión de 90 millones de pesos, y no pasa nada; el Chapo Guzmán, se puede fugar las veces que quiera, y no pasa nada; el Piojo Herrera, puede violar la veda electoral, y no pasa nada.

Los futbolistas, pueden ridiculizar la playera nacional, y no pasa nada.

Estas situaciones no se dan por pura casualidad, todo tiene un fondo perverso y maloliente; la carencia de liderazgos políticos, han hecho que México entero se derrumbe de norte a sur.

El derrumbe es moral, psicológico, espiritual.

¿Cómo pedirles a los futbolistas que sean honestos y decentes cuando tenemos a un presidente corrupto? ¿De qué forma se le puede rogar a Andrés Guardado que no anote un penal fraudulento, cuando la palabra “fraude”, es el segundo apellido de los políticos mexicanos? ¿Cómo aconsejarle al Piojo Herrera que no se burle de sus rivales, cuando la burla y el cinismo es la casa de quienes trabajan en las dependencias de gobierno?

Para tener un ejemplo más vivo, pensemos que la corrupción y el enriquecimiento ilícito, son la Selección Mexicana de Fútbol…y el entrenador, es Enrique Peña Nieto.

En cada rincón del país, hay un cansancio, un hartazgo, una desilusión total.

No solo no queremos a Peña Nieto, ahora también repudiamos a nuestros futbolistas tramposos.

¿Realmente México merece a un gobierno y a una selección corrupta?

Por Luis Enrique Rocha. @luis_journalist




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.