La Crítica al Sexenio Calderonista (…o la Forma más Digna de Olvidar su Gobierno).

4 septiembre, 2012

Contrario a lo que se dice, el último informe de gobierno de Felipe Calderón Hinojosa, debe de ser un motivo de alegría para las millones de familias afectadas por el presente sexenio. Alguna vez en este mismo espacio, preguntamos si el Presidente podía ver a los ojos a la mamá que perdió a su hijo en la estúpida guerra perdida contra el narcotráfico.

También cuestionamos, si el mismo Calderón, tendría autoridad moral para visitar a niños, jóvenes, mujeres y hombres, que ya ni siquiera se pueden sostener por la pobreza maldita que los azota sin misericordia celestial, mucho menos gubernamental.

No, Felipe Calderón Hinojosa, no tuvo logro alguno; los objetivos que consiguió -paupérrimos por cierto- fueron por una estrategia mediática y política, que coincidentemente, crecieron en las vísperas de las elecciones federales.

No es verdad que el Ejecutivo Federal haya tenido un mínimo de conciencia de lo que hacía, de eso podemos estar seguros, porque a nadie por más bruto que sea –y miren que tuvimos a Vicente Fox– se le puede ir el país de entre las manos como si fuera algún producto líquido.

Ahora, con el regreso del PRI, muchos integrantes de ese mismo partido, exaltan la madurez de Calderón al pedir el apoyo incondicional hacia Enrique Peña Nieto. ¿Es esto válido por muy políticos que sean y muy triunfadores que se sientan?

Reconozco que las cosas no son las mismas, que se debe de actuar con congruencia y entendimiento, que el diálogo y la apertura deben de ser el sinónimo del próximo gobierno tricolor, pero a partir de la crítica, del señalamiento oportuno y  de la acusación verídica, es como se pone el punto y aparte, y se da la vuelta a la página de la historia.

Ante el fin del sexenio calderonista, no queda nada por decir. Si este país tuviera en la ley y en la justicia, el baluarte principal de su desarrollo, Felipe Calderón Hinojosa, tendría que ir a un tribunal por lesa humanidad, y en ese país imaginario, Vicente Fox, Marta Sahagún y familia, ya tendrían algunos años como huéspedes de lujo en algún penal de máxima seguridad.

¿Cómo consolar a los que sufren, a los que lloran, a los que tienen el alma vacía? Quisiera darles a todas esas personas mi corazón entero para que pudieran tener un mínimo de fuerzas, pero no sé si eso sirva de algo. Sin embargo, tengo palabras de ánimo para todos ellos: Felipe Calderón Hinojosa, se larga para siempre; espero nos cumpla ese pequeño deseo.

Hoy día, la sociedad mexicana ha despertado para bien. La esperanza –esa bendita palabra creada por la fuerza del corazón– está renovándose en todos nosotros. Somos más los que amamos, que los que odiamos. Somos más los que bendecimos, que los malnacidos.

Somos más los que entonamos el Himno Nacional con fervor, que los que lo balbucean como simple trámite gubernamental. Hoy, en el corazón de México, habita la verdad, y sin duda, queremos que Enrique Peña Nieto, sea el promotor de este valor universal.

POR LUIS ENRIQUE ROCHA.

@luis_journalist




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.

martin silva

totalmente de acuerdo, inaudito, inverosimil, han sido una injusticia para los mexicanos el soportar estos do-ce años tirados a la basura, personalmente me pregun- to donde quedaron o estan esos doce años de mi vida? es como si estuvieramos despertando o el haber terminado de ver una pelicula de terror… afortunadamente todo termino, lo que nos faltaria es que para terminar como una victima o como un redentor, fueran apareciendo atrapados los lideres de los carteles del crimen organizado, y los poderes que estan coludidos (ejercito, pfp pf, pgjs, gobernadores,ministeriales, ministerios publicos, muni- cipales, pgr, ) cuando???