La FES Acatlán estudia los riesgos sísmicos en Naucalpan

17 Septiembre 2015

Terremoto_México_1985

*La entidad universitaria realiza un trabajo inédito.

En el marco del 30 aniversario de los sismos que dejaron más de 30 mil edificaciones destruidas y más de tres mil muertos en el Distrito Federal, el doctor Darío Rivera Vargas, investigador de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Acatlán, afirmó que los movimientos telúricos son un enemigo silencioso al que no se puede subestimar.

Darío_Rivera_VargasAñadió que los sismos con un periodo de recurrencia más amplio son los más intensos y devastadores. Eso pasó el 19 de septiembre de 1985, donde el movimiento telúrico tuvo un tiempo de recurrencia de 150 años, liberando más energía que los que ocurren cada 10 años.

Ante esto el grupo de trabajo del Departamento de Riesgos Naturales y Antropogénicos de la Unidad de Investigación Multidisciplinaria de la FES Acatlán trabaja en el Estudio del peligro y del riesgo sísmico del municipio de Naucalpan.

En dicha región de la Zona Metropolitana del Valle de México, no se han realizado investigaciones de este tipo. Rivera Vargas indicó que se ha subestimado las afectaciones en entidades como Naucalpan, donde no hubo consecuencias en el temblor del 85.

Sin embargo, el estudio que se desarrolla en Acatlán refleja que probablemente sí haya daños con un sismo tipo “Acambay” que afectaría varias zonas. El 19 de noviembre de 1912, en ese municipio se originó un sismo de 6.9 grados en la escala de Richter que provocó severos daños materiales y muertes.

A 102 años de este evento, municipios como Tlalnepantla, Atizapán y en el estado de Querétaro, ubicados cerca de esta fuente sísmica, carecen de estudios sísmicos y no cuentan con un reglamento de construcción adecuado, precisó Darío Rivera.

Recalcó que la investigación que se desarrolla desde hace tres años en la FES Acatlán -donde participan las licenciaturas de Ingeniería Civil, Actuaría, Arquitectura, y Matemáticas Aplicadas y Computación (MAC)– es inédita porque nadie se ha metido a estudiar estas zonas ni saben lo que puede provocar esta falla.

Este trabajo se desarrolló en tres etapas: la Microzonificación sísmica, que se combinó con un análisis exploratorio de las características del suelo y la amplificación relativa de los movimientos; el estudio de Peligro sísmico en el municipio dentro de la que se calcularon las probabilidades de ocurrencia de intensidades de movimientos (10, 50 y 475 años), describió.

La tercer parte incluye el Riesgo sísmico que contempla la cuantificación de los daños en inmuebles que predominan en Naucalpan como viviendas, edificios públicos (escuelas, hospitales y oficinas), así como puentes, ante movimientos de distinta intensidad, con la idea de “tomar una actitud preventiva, cosa que no se tuvo en el 85”, acotó.

Para ampliar esta información, este grupo de investigadores convoca a un ciclo de conferencias, titulado Sismos de 1985. Nuevas tendencias en el diseño sísmico, a 30 años de los terremotos, el 21 de septiembre a las 11:00 horas, en la Unidad de Congresos de la Unidad de Investigación Multidisciplinaria de la FES Acatlán.

(PyE)




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.